El Periódico de Catalunya

Jueves 18 enero 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CONCIERTO

La 'cantauminación' lumínica de Jorge Marazu

El cantautor que pasó de repartir pizzas a escribir para Raphael, Sergio Dalma y Pasión Vega anda de gira con su tercer disco

Jorge Marazu interpreta 'Simulacro' en acústico.

Jorge Marazu interpreta 'Simulacro' en acústico.CAMILA TOVAR TRUJILLO / FOTO: XAVIER GONZÁLEZ

Se titula 'Luminíca'. Y sí, es consciente de que esta palabra y contaminación forman un tándem… ¿inseparable? A Jorge Marazu se le ocurrió bautizar así su tercer álbum (el primero que no es autoeditado) mirando el estrellado cielo de su pueblo (y refugio), Blanscosancho (Ávila). "Estaba con unos amigos y pensé, 'guau, ¡qué espectáculo sin contaminación lumínica'. Luego quise buscar lo contrario a contaminación y, como no lo encontré, me quedé directamente con 'Lumínica'. Tiene fuerza y refleja la actitud optimista de este álbum. Y ahora es como mi grito de guerra", relata.

El álbum empieza con la canción 'Luz' [también calibró titularlo así, todo hay que decirlo] y la presentación en Catalunya será el sábado, día 21, en la intimidad de L'Oncle Jack (en L'Hospitalet), programado por el Festival Roselles 32.

El disco anterior, 'Escandinavia', fue una hermosa (y dolorosa) despedida. La pieza 'Adiós!' incluía versos desgarradores: "Cuando el terror asoma, buscamos rocas donde encallar". Y 'Lumínica' es un alegato tan esperanzador como radiante, con bases que se nutren, sin complejos, de la música de raíz.

"Se nota en las melodías, en la actitud", dice el cantautor. Hay guiños al flamenco. Y a muchos estilos más. "El sonido de las guitarras y la percusión remite al folclore. Me apetecía investigar por ahí. Y hay canciones como 'Barrio de Santa Cruz' que es una zamba argentina que acaba convertida en una jota, pero con sintetizadores", describe.

Junto a su guitarrista y productor de cabecera, Toni Brunet, Jorge Marazu ha publicado su compacto más enérgico. Su tema preferido de esta nueva hornada es 'Catorce años atrás'. "Casi una canción folclórica que escribí inspirándome en Bambino, en su garra y ansiedad que tenía por querer mostrarlo todo".

HIJO DE UN CANTANTE DE ORQUESTA

Porque Jorge Marazu es hijo de un cantante de orquesta que empezó a estudiar música a los 3 años y que creció rodeado de instrumentos que su padre siempre quiso (y no consiguió) aprender a tocar. "En casa había de todo: trompetas, guitarras, piano de pared… Y se escuchaba mucha música. Bueno, en inglés, poco. Algo de Bob Dylan. Pero mucha en castellano. Mi padre era muy fan de Nino Bravo, Miguel Ríos, Raphael y Pasión Vega".

Precisamente, estos dos últimos artistas han acabado cantando piezas de Marazu. A Raphael le compuso 'Una vida'. "Y resulta que la historia tiene más tintes personales de lo que parece. Indagué en la vida de Raphael para hacerle un clásico al mejor estilo de Manuel Alejandro. Y acabé describiendo también la vida de mi padre: un tipo que se pasa el día viajando mientras que la pareja le espera en casa. Cuando mi madre la escuchó, lloró. Y bastante. La primera prueba de la canción la hice con la voz de mi padre imitando a Raphael", recuerda.

La pasión de su progenitor por Pasión Vega también tuvo su recompensa. "Yo siempre había soñado con componer algún día para ella, así que cuando me llamó no daba crédito. Le pregunté qué tipo de canción, de estilo, quería. Y me contestó como lo hacen lo grandes: 'da igual el estilo, quiero canciones buenas'. Al final me salió ese vals, titulado 'París', que suena muy bonito, muy antiguo. Es de las que más orgulloso me siento. Además, tuvo el detalle de invitarme a que grabara los coros".

Texto Alternativo

Jorge Marazu, antes de grabar en acústico 'Simulacro'. XAVIER GONZÁLEZ

Pero la canción estandarte de Jorge Marazu es sin duda 'Miedo'. "Tanto tiempo de luchar, / morir y resucitar / creo que nada es de verdad / y si me despierto / siento miedo. / Miedo a reconocer / que no me porto bien, / miedo a vivir, miedo a sufrir, / miedo a perder. Miedo a subir / cogiéndote la mano, / miedo a no verte más", reza la letra. ('Miedo' la incorporó Sergio Dalma como primer corte del disco 'Trece'). 

"Esta canción es la historia de mi abuelo. La escribí pocos días antes de que muriera de cáncer. Es un relato muy íntimo, pero contado de forma que nadie sabe muy bien de qué habla. Esta ambigüedad me gusta: soltar imágenes, ideas y sensaciones que no necesitan de la concreción para emocionar".

COLGÓ LAS BOTAS DE FÚTBOL POR LA MÚSICA

La biografía de Jorge Marazuela (su nombre real) tiene buena masa. Encima de una escúter, y formando parte de la flota de Telepizza, escribía canciones a cuatro quesos que tardaron más de cuatro estaciones en llegar al público. Los versos le salían más redondos que las pizzas en cuestión.

Entre las anécdotas que atesora, no tiene desperdicio la que cuenta que mientras estaba cambiándose para ir a trabajar escuchó en el programa de Teresa Campos a Sergio Dalma cantando una de sus composiciones. "Repartí pizzas durante años y me iba muy bien porque me permitía tener días libres. Mi jefe acabó siendo mi fan y me ayudaba siempre que podía".

Y aún hay más datos sorprendentes: colgó las botas de fútbol gracias a Enrique Urquijo. "Estuve medio año en el Atleti, estuve en una convocatoria con la Selección Española Sub-14 y, con 17 años, me convocaron para jugar con el primer equipo del Ávila en el Carlos Tartiere. Ese, además, fue el partido en el que dejé el fútbol porque me robaba demasiado tiempo: entrenaba cinco días y cuando llegaba el fin de semana tenía que jugar dos partidos".

Por cierto, era portero. Y le gusta contar que se le daba tan bien cantar en la portería que por eso acabó tomándose en serio la música. Aunque el detonante fue otro: el disco 'Desde que no nos vemos' del añorado Enrique Urquijo.

"No lo viví como una revelación, pero sí como un punto de inflexión. Recuerdo que pensé: 'quiero hacer lo mismo que este tipo'. Había estudiado música toda la vida, había aprendido solo a tocar la guitarra, pero no tenía ningún 'feed back'.

Ya no puede decir lo mismo. Sus feligreses son cada vez más numerosos y devotos. Y cada vez más cantantes reclaman su talento. Mara Barros, por ejemplo, borda su canción 'Sobre el papel' en su disco de debut.

'La colección de relojes' fue su primer disco. Ahora colecciona buenos temas y el tiempo corre a su favor.