El Periódico de Catalunya

Sábado 22 julio 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

LOS RESTAURANTES DE PAU ARENÓS

Frankie Gallo Cha Cha Cha: hay pizza más allá de la margarita

Una alianza cuadrada para un negocio redondo: el pizzero Lolo, los 'xemei' Colombo y el restaurador Parrado

Frankie Gallo Cha cha chá

ALBERT BERTRAN

El pizzero Lorenzo 'Lolo' Vuoturni, de Roma, explica que para hacer una auditoría exprés a una pizzería hay que pedir una 'foccacia' y una margarita: la primera explica «cómo hacen la masa»; la segunda «cómo aguanta». En Frankie Gallo Cha Cha Cha he probado ambas, la 'foccacia' con romero y sal gorda y la margarita y pasan la prueba con holgura: son buenas. Si eso sale bien, dice el 'pizzaiolo', se puede confiar en la pizzería.

Ya antes, Max Colombo, propietario con su hermano Stefano, José María Parrado y Lolo de este impresionante local ravalero, había resumido el método de las pizzas de la casa: «Es 'estilo Lolo', entre napolitano y romano». Entre lo crujiente y lo grueso, con un borde alto y muelle, de interior alveolado. Estilo panadero, más bien. Porque Lolo usa la 'biga', poco común entre los del oficio: «Es un prefermento de panadería. El año pasado hice cursos de pan». Pizzero-panadero, pues.

Noticias harineras: Parrado, tocado con una gorra negra (de entre los 15 cubrecabezas que posee) ha dejado Cañete y La Dama (conserva Martínez) y «para el próximo año» abrirá Ra Thai donde estuvo Ra. Los Colombo (Xemei) y Lolo son dueños de Can Pizza en El Prat e inaugurarán otro en Molins de Rei.

Los Colombo son socios de Can Cisa/Bar Brutal con Joan València, que nada tiene que ver con la historia, pero que se encuentra en la sala y me da a probar un morgon de Marcel Grillet. 'Algo' sí tiene que ver: les provee de los vermuts y vinos de grifo, forma de manar que cayó en desuso y que hay que recuperar con bebidas de calidad (bien el syrah, de Joan d'Anguera).

Frankie Gallo Cha Cha Cha

Marquès de Barberà, 15. Barcelona
T: 93.159.42.50
Precio medio (sin vino): 20 €

Empiezo con una caña de Dougall's 942 para atacar la mortadela y la mozzarella caseras (advierte Max: «No es tan blanda como las otras. Es la auténtica»), aunque me interesan más los otros entrantes: la bestial 'porchetta' (con salsa de mostaza y miel) y el no menos sabroso 'culatello'.

Pregunto por lo excesivo y peculiar del nombre del establecimiento, responde Stefano: «Se iba a llamar Frankie. Fuimos a una pizzería de Nueva York y nos dijeron que un nombre solo daba mala suerte. Parrado añadió Gallo. Y después vino Cha Cha Cha».

Texto Alternativo

La pizza mallorquina. ALBERT BERTRAN

Este lugar es grande, con capacidad para 180 personas, y hay gusto en la puesta en escena. En la parte de arriba alojan un obrador, donde Lolo trabaja: harinas molidas a la piedra, masa madre y fermentaciones largas (hasta cuatro días). Bolean las piezas sobre una mesa de mármol: 260 gramos cada una.

Pruebo la margarita, la 'arrabbiata' (con el picante irregularmente repartido) y la mallorquina y me quedo con la tercera. Bien equilibrado lo graso y lo fresco, la sobrasada y la lima y el tomillo. La completan la mozzarella, el hinojo y unas puntas de brócoli. Rica-rica.

Lolo conoció en una feria a Max, al que convenció con una pizza marciana: alcachofas con café. No es muy amigo de las fantasías porque cree que es cosa de cocineros y no de pizzeros, aun así tiene algunas 'foccacias' atrevidas: la Paki Raval y la Baccalà, con humus.

Si le preguntas al pizzero cuál es su preferida, responde: «Es que yo, vaya donde vaya, solo como margarita». Pues yo me apunto a la mallorquina.

LO+

Tras probar tres pizzas, la digestión fue tolerable.

LO-

El desigual reparto del picante en la 'arrabbiata'.