El Periódico de Catalunya

Sábado 16 diciembre 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

LOS RESTAURANTES DE PAU ARENÓS

AQ: cocinar con cabeza y sin tabiques

Ana Ruiz y Quintín Quinsac han aprovechado una reforma para eliminar la carta y trabajar sobre 30 platos y 30 vinos cambiantes

AQ: cocinar con cabeza y sin tabiques

Ana Ruiz y Quintín Quinsac se disputan una gamba tras una ventana sin cristales de AQ, en Tarragona.JOAN REVILLAS

La reforma del restaurante AQ sirvió a A -Ana Ruiz- y a Q -Quintín Quinsac- para abrir las mentes. No es que en el 2004, cuando se dieron a conocer junto a la catedral de Tarragona, las tuvieran tabicadas, sino que septiembre del 2016 no quedaba pared alguna, ni en la mente ni en la sala. Cocina y comedor ocupaban el mismo espacio y Ana, la tímida y menuda A, actuaba ante el público. Desde cada una de las sillas se la podía ver cocinar y dirigir al equipo y conversar con los clientes de la barra.

A y Q satisfacían también un deseo como clientes, pues ellos eran unos apasionados usuarios de las cocinas de otros. Decía Q: «Como clientes estamos cansados de los formatos cerrados. Disfrutamos con la cocina directa, con el pim-pam». Pim-pam, y pum.

La reforma significaba algo más: suprimir la carta y la esclavitud de los platos fijos. Ni siquiera el ensalzado 'coulant' de pulpo con patata, huevo y butifarra (bueno-bueno) tenía garantizada la plaza. En la carta de agosto estaba. En la de noviembre, no.

Lo mismo sucedía con la carta de vinos, reducida a hoja volandera. Una treintena de platos y botellas que cambiaban según el capricho, la inspiración, el mercado y la temporada. «Libertad total», reclamaban. Tuve fe y elegí el tinto Abadía de Poblet 2015: bendito sea.

Libertad para pensar y para enlazar mundos y recetarios. «Adaptar dos ideas y hacer una nueva». Esa era la parte que más me atraía, un choque suave del que surgían platos como el 'tartar' de bonito a la vizcaína (que ahora es a la donostiarra), plato frío nacido de uno caliente. Planeaban un 'cataramen', a partir de una 'escudella', y parecía atractivo otro 'tartar' que me contó Q, este, con escabeche.

AQ

Les Coques, 7. Tarragona
T: 977.215.954
Precio medio (sin vino): 30-35 €

Catálogo de tendencias, adaptadas a la manera de A: 'poke', 'bao', cebiche... Y un arsenal de instrumentos foráneos para una mirada local, como el 'wok' y el horno japonés 'kamado'. Ingredientes de Tarragona y de su mar y de su tierra y un tratamiento viajero.

A la cocinera le gustaba lo desmenuzado y crudo y aliñado, los 'tartars' sobre todo. Bien-bien-bien el de solomillo ibérico con patatas y huevo frito (cuya yema tendría que haber servido de salsa, pero, snif, estaba demasiado hecha).

Bien-bien la tempura de ortiguillas, con una salsa 'ponzu' que limpiaba grasas, y las croquetas de bacalao con butifarra del 'perol' (algo corto de lo segundo).

Y solo bien el rollito vietnamita con langostinos y el 'bao' con magret de pato, espinacas y calamares: ambos merecían más apropiación y transformación por parte de A.

Vídeo ID:
4226333

Tremendo el 'txulatún' de parpatana a la brasa: para ictiófagos que soñaban con ser carnívoros. La mejor chuleta de vaca era la de un pez.

Probé el 'coulant' de pulpo, patata, huevo y butifarra en el 2007 y me parece ahora que en ese decano de AQ estaba el estilo de la cocinera, que consistía en agarrar algo viejo y darle estímulos nuevos

La combinación que más me sedujo de la reciente visita fue la del tartar de bonito, por el equilibrio que guardaba entre la ruptura y la continuidad.

«Otra forma es posible», escriben en la web. En esta nueva vida de AQ, el espacio es determinante para una cocina sin barreras. De ningún tipo.

LO+

El ingenio para transformar/actualizar/repintar platos populares.

LO-

Muy hecha la yema de huevo en un 'tartar' y desequilibrada la croqueta de bacalao.