El Periódico de Catalunya

Miércoles 13 diciembre 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

ciudad on

Haz 'pliés' en el gimnasio

Es el nuevo «secreto de las 'celebrities' para estar en forma», dicen los gurús en mallas. Recupera los calentadores de los tiempos de Eva Nasarre. Se expande el Ballet Fit

Haz 'pliés' en el gimnasio

Clase de Ballet Fit en Diagonal DiR.JULIO CARBÓ

Empieza a sonar música clásica con base dance. «Piernas en sexta posición», ordena Imran. Le imitan una veintena de chicas, solo hay un chico. «'Plié' -dice flexionando las rodillas-, 'relevé' -eleva talones-. Alarga brazos y fluye, tus manos bailan». Cualquiera diría que es una clase de ballet. Hasta que las poses clásicas empiezan a coger carrerilla 'fitness'. De repente suena Sia y te encuentras moviendo tu pierna derecha compulsivamente arriba y abajo, 1, 2, 8… «Últimas dos y paro, lo prometo», jura Imran sin sonar sincero. «¿Quema un poquito?». Suena a pregunta retórica. «Si te duele es que tienes pierna», se ríe. «¿Quién te dijo que los bailarines no sudamos?».

Esto es Ballet Fit: danza clásica + 'fitness'. Es el nuevo «secreto de las 'celebrities' para estar en forma», dicen los gurús en mallas. Un secreto a gritos, como todos los que prometen arrancarte michelines. Es lo que se lleva ahora en el mundo 'fitness'. Es decir, que ya ha «causado furor» en EEUU y se avistan a más famosas con calentadores que en los tiempos de Eva Nasarre. Así que el Ballet Fit se replica por los gimnasios por generación espontánea, como si fueran versiones de 'Despacito'. En Barcelona ya hay una veintena de sesiones semanales en el DiR.

Imran Malik dirige la sesión de hoy. Es el responsable de formación de actividades dirigidas del DiR. 28 años bien musculados, da clases desde los 19. A primera vista parece el primo de Zumosol. A medida que da la clase, te empieza a recordar más a la profesora de 'Fama', la de «la fama cuesta y blablablá con sudor». Hace un rato largo que tú cumples con la parte del sudor.

No hace falta tutú, ni 'maillot', ni moño de diseño, ni siquiera zapatillas. El Ballet Fit se puede hacer descalzo. No es una clase exprés de danza. «No es reproducir el entrenamiento de alguien que hace ballet -aclara Imran-. Es adaptarlo al 'fitness'. Se hace tonificación con movimientos de ballet».

ENTRENAR COMO UN ANIMAL

Al principio te sientes como la protagonista de 'Dirty dancing' intentando seguir a Patrick Swayze. 'Plié', 'cou-de-pied', 'chassé', 'développé', 'rond de jambe'... La torpeza de principiante se disimula con el sufrimiento 'fitness'. Muchas alumnas tiran de memoria. «Recuerdas cuando hacías ballet de pequeña», dice Lourdes al terminar con sonrisa nostálgica. Lo repite Eugenia al lado. «A la gente el ballet le encanta», confirma Imran. A sus clases vienen alumnas que llevan tiempo sin hacer ballet, algunas que querían hacer pero nunca aprendieron e incluso bailarinas en activo.

LO+

Te quita un poco la espinita de tu Billy Elliot interior.

LO-

Parece que haces ballet, pero tendrás agujetas de 'crossfit'.

El ballet no es la primera disciplina que importan los gimnasios. Ahí sigue el 'body combat' ('fitness' con artes marciales) y el ubicuo zumba (con estilos latinos)… Hasta han tuneado en plan 'crossfit' los movimientos de los animales. Es la otra nueva tendencia en los gimnasios, dice Imran: Animal Fit. Caminar como un oso, saltar en plan canguro, incluso se suda imitando a un castor. «Menuda papeleta», dirías, si ahora no estuvieran tan perseguidas.