El Periódico

NUEVO LANZAMIENTO

Sia, la estrella sin rostro

La artista australiana acaba de publicar 'This is acting', disco en el que canta temas que compuso inicialmente para otros

En los últimos tiempos, ha apostado por ocultar su cara en sus apariciones públicas para centrar la atención en la música

Sia, la estrella sin rostro

La cantante y compositora Sia, oculta tras un sombrero y una peluca bicolor.

Viernes, 29 de enero del 2016 - 16:50 CET

'This is acting', el nuevo álbum de Sia, se compone casi en su integridad de canciones compuestas por ella para ser cantadas por otras artistas, pero que al final se quedaron sin dueña. Se diría que, una vez más, la cantante australiana, nacida para permanecer en las sombras, se ve forzada contra su voluntad a ocupar el centro del escenario. De ahí el título, 'Esto es actuación', aunque en realidad la voz de Sia se resquebraje aquí por momentos como en aquella balada catártica llamada 'Chandelier'. Si esto es puro teatro, es de nivel Judi Dench.

'Alive', el primer 'single' del disco, es una muestra de esta voluntad de Sia Furler de llevar su voz más arriba de lo que cualquier laringólogo le recomendaría, todo en aras de la emoción. Estaba destinada a Adele (que aparece como coautora en los créditos), pero se cayó del repertorio de '25' en el último minuto.

Historias parecidas han sufrido (salvando 'One million bullets') el resto de canciones de 'This is acting', que fueron concebidas para un proyecto o voz en concreto pero toparon con el 'no'. En algunos casos, se conoce el destinatario inicial. La pianística 'Bird set free' tenía que sonar en la segunda parte de 'Dando la nota', pero se impuso otro tema de Sia ('Flashlight') y ni Rihanna ni Adele, que llegó a grabarla, decidieron incluirlas en sus discos. 'Move your body' era obviamente para Shakira: aquí la interpretación de la australiana abraza la imitación, todo inflexiones guturales. Rihanna no quiso tampoco ni 'Cheapthrills' ni 'Reaper', ésta última en alianza con Kanye West (a través de unas notas dejadas por el rapero y productor).

Sia podría haber cogido manía a estos temas y pasar a otras historias, pero quiso hacer una prueba: "Creo que son 'hits', pero nadie los quiso", dijo de las canciones en una entrevista reciente con 'Rolling Stone'. "Así que pensé: 'Veamos, como un experimento, si estoy en lo cierto'".

ALTAS EXPECTATIVAS

Por primera vez en su carrera, Furler se tiene a sí misma como una especie de enemiga. 'This is acting' sufrirá comparaciones con el exitoso '1000 forms of fear' (2014), por mucho que no sea lo mismo un disco hecho desde las entrañas y otro que es "un experimento". Hace dos años, canciones como 'Chandelier', 'Elastic heart' y 'Big girls cry' arrastraron a Sia a un estadio de popularidad masiva al que ella teóricamente se ha resistido toda la vida. Estuvo antes cerca de ello: tras dos discos mal promocionados y algunas colaboraciones con Zero 7, uno de los temas de su álbum 'Colour the small one' (2004) se coló en la escena final de siete minutos de la serie 'A dos metros bajo tierra'. Alan Ball escribió ese desenlace con 'Breathe me' en mente.

La canción se convirtió en un éxito viral (se vendieron hasta 1,2 millones de copias en EEUU) y su mánager, David Enthoven, vio una oportunidad para convertir a Sia en estrella. Según declaró en el 2014 al 'New York Times', la presión era "horrible": "Yo solo quería tener una vida privada". En los años siguientes, tuvo problemas serios con las drogas y el alcohol, lo que dificultó los planes del mánager. Más por determinación de no ser evaluada como mujer objeto que por timidez, solía salir al escenario vestida toda de negro y con el rostro bajo una máscara.

Tras pasar por rehabilitación y cambiar de mánager, encaminó su carrera a lo que pensó que era mejor para ella: componer profesionalmente. El trabajo se convirtió en su nueva adicción. Temas como 'Titanium' (David Guetta, con ella como vocalista) y 'Wild Ones' (FloRida) la convirtieron en compositora codiciada: entre el 2011 y el 2013, se sirvieron de sus creaciones Beyoncé ('Pretty hurts'), Rihanna ('Diamonds', compuesta en solo 14 minutos), Eminem ('Beautiful pain')... Había nacido una 'hitmaker'.

LA DIVA ANTI-GLAMUR

En el 2014, la edición de su primer disco en cuatro años debió de hacer que muchas estrellas se removieran incómodamente en su jacuzzi. ¿Estaría Sia guardándose sus mejores temas para ella sola? ¿Nos estará dando las sobras?

'1000 forms of fear' estaba lleno de 'hits' y propulsó a Sia a la fama masiva. Y todo, sin necesidad de exhibir glamur, o al menos no un glamur al uso: ella puede salir en portada de 'Billboard' con una bolsa en la cabeza o actuar en el 'Saturday Night Live' con una peluca bicolor de flequillo tapándole hasta la boca. Una fama decente (y 'arty') es posible.

Cinco artistas que tampoco dan la cara

THE RESIDENTS

Desde hace ya casi medio siglo, este colectivo basa su imagen en máscaras de globo ocular y sombreros de copa. Lejos de perjudicarles, ha beneficiado al culto a su alrededor.

DAFT PUNK
En sus inicios raramente se dejaron fotografiar sin algún tipo de máscara, de Beavis & Butt-head, por ejemplo. Desde 1999 visten unos complicados e icónicos cascos de robot.

THE KNIFE
Este dúo sueco de pop electrónico y música de baile empezó a operar con máscaras venecianas y largos picos de pájaro para reforzar el elemento misterioso de su música.

DEADMAU5
Este artista EDM debe al menos el 50% de su gran popularidad a esa máscara de ratón gigante con la que se mueve generalmente por el mundo. Se puede comprar en diversos estilos.

LORDI
La banda finlandesa es conocida casi más por sus máscaras de monstruo que por sus canciones, aunque una de ellas ('Hard rock hallelujah') se consideró la mejor de Eurovisión 2006.

Debajo, 'playlist' con grandes temas de Sia y sus mejores composiciones para otros:

TEMAS

El futbolista portugués es una de las debilidades de los técnicos del Barça. Encaja en el proyecto y el club espera que se dé la oportunidad para poder contratarlE

André Gomes, protagonista de nuestra portada de este miércoles