El Periódico

Escribir o morir

Escribir o morir

ED BETZ

El escritor norteamericano James Salter, en el 2005.

Martes, 21 de febrero del 2017 - 18:24 CET

"Lo que se hace con tiempo será respetado por el tiempo". La cita es de Auguste Rodin y aparece, no por azar, en un librito que acaba de llegar a las librerías y que podría salvar la obra, por no decir la vida, a muchos editores, muchísimos escritores y un sinfín de lectores. El libro se titula 'L'art de la ficció', como el de David Lodge, y es una publicación con la que la editorial L'Altra celebra su nacimiento hace tres años de la mano de 'L'última nit' de James Salter. Pero el libro contiene un 'huevo de Pascua', un extra sorpresa, gracias al cual no es, no sólo, no exactamente, un libro más.

Es un grito, un manifiesto, una revelación.

Es la voz del niño que denuncia la desnudez del emperador.

El libro en sí reúne tres conferencias que el maestro neoyorquino leyó con 89 años, poco antes de morir en 2015, en la Universidad de Virginia. Una sobre el poder de la ficción, otra sobre cómo escribir novelas y una tercera sobre la perdurabilidad del arte. Apenas 75 páginas para leer y releer que condensan una manera de entender la vida y la literatura, con aldabonazos memorables sobre por qué escribir, por qué la técnica, por qué el estilo, por qué el miedo, por qué el trabajo, por qué los clásicos, por qué la excelencia, por qué la esperanza.

El 'huevo de Pascua', a su vez, es un prólogo de Eduard Márquez para esta edición de 'L'art de la ficció' que ha ideado Eugènia Broggi. Un prólogo de medio centenar de páginas, casi tan largo como el libro mismo, en el que el autor de 'El silenci dels arbres' dialoga con su admirado Salter, pero además sistematiza sus hallazgos, alza el vuelo y se convierte en algo impensable para un prefacio: una poética del propio Márquez que es a la vez una poética de Salter y una poética de los autores citados en sus páginas, y que además y sobre todo es una declaración de principios que pone en evidencia las miserias de nuestro degradado sistema literario.

Ese prólogo, en fin, es uno de los textos más lúcidos de la reciente literatura catalana. Un puñetazo en la mesa que debería hacer pensar y dar dar que hablar. Se resume en su lema final, que titula esta columna, y en ocho conceptos. Esfuerzo. Paciencia. Pasión. Rigor. Humildad. Constancia. Amor. Ambición. Tiempo y respeto, como pedía Rodin.