El Periódico

'Incerta glòria': de Sales a Villaronga

La novela ofrece una visión compleja de la guerra, aunque la adaptación renuncia a los episodios bélicos y de la retaguardia H Su contenido religioso dificultó el reconocimiento crítico

'Incerta glòria': de Sales a Villaronga

Escena de 'Incerta glòria'

Miércoles, 15 de marzo del 2017 - 22:21 CET

Joan Sales, Núria Folch y su hija Núria Sales Folch.

Joan Sales publica tras un pulso con la censura una primera versión de 'Incerta glòria' en 1956, en una redacción, 315 páginas frente a las 910 de la redacción definitiva de 1971, que encontró un resquicio entre lo políticamente inviable en ese contexto (tres años antes publicaba en México Ramón J. Sender su 'Mosén Millán', que no llegaría a España como 'Réquiem por un campesino español' hasta 1974) y lo editorialmente aceptable (en la España de 1953 'la' novela de la guerra civil es 'Los cipreses creen en Dios' de Josep Maria Gironella). 'Incerta glòria' salva la censura gracias a un 'nihil obstat' eclesiástico... y precisamente por su condición de novela profundamente católica, a pesar de su condición de pionera en el relato de la guerra desde el punto de vista de los vencidos, queda envuelta de un sonoro silencio en el canon de la literatura catalana forjado por Joaquim Molas en los 70 y 80.

NO TANTA GUERRA

Entre la «mentira roja y la mentira negra»

Joan Sales, que del comunismo pasa al patriotismo catalán de piedra picada, al que la guerra le hace descubrir la vocación militar (sale al exilio con el grado de comandante de infantería) y que, chamuscado por su paso por la columna Durruti y la violencia anarquista en Barcelona, acaba recuperando la fe católica, hace hablar a uno de sus personajes de «la veritat contra la mentida roja i la mentida negra». Esa visión compleja del conflicto se refleja más en la novela que en su adaptación al cine, que renuncia a las partes del libro que recogen los episodios bélicos y viajan a la realidad de la retaguardia barcelonesa. Con todo, para encontrar la verdadera novela de la guerra civil de Sales, y las claves de 'Incerta glòria', es necesario leer sus 'Cartes a Màrius Torres', un auténtico diario de su paso por el frente de Aragón.

SIN CRUELLS

Una novela católica

'Incerta glòria' es una novela católica de los años 50, impregnada de angustia existencial y de alusiones a los autores que Sales tenía como referencia (y en muchos casos publicaba en Club Editor): Bernanos, Mauriac, Kazantzakis, Dostoievski, Sarte... «El que vindrà després serà la nàusea, ¿o potser no n’has sentit a parlar? ¿Decididament no et sona el nom?», le hace decir Sales al alucinado y dostoievskiano personaje de Juli Soleràs, protagonista de la adaptación al cine junto al timorato Lluís, la anarquista en proceso de conversión Trini y, sobre todo, la inquietante Carlana. Sin embargo, la decisión de Villaronga de suprimir a Cruells, el cuarto personaje principal, narrador como exseminarista de la tercera parte del libro y como sacerdote amargado de la cuarta, situada en la posguerra y publicada en ocasiones como novela independiente ('El vent de la nit'), le ayuda a prescindir casi completamente la carga religiosa del texto.

JUVENTUD FRUSTRADA

«La incierta gloria de un día de abril»

El título recoge cuatro versos de 'Los dos hidalgos de Verona' de Shakespeare, que además abre como cita el capítulo XVII de 'Rojo y negro' (¿Juli Soleràs recuerda al Julien Sorel de Stendhal?): «¡Oh, cómo se parece este amor naciente a la incierta gloria de un día de abril, que ahora muestra toda la belleza del sol y de vez en cuando una nube lo cubre todo!». Esas sombras que ocultan las ilusiones de aquel lejano 14 de abril. De esa sed de gloria («un misterio sin otra explicación que la que nos proporciona el cristianismo, es decir, que la gloria es nuestra finalidad última y que por eso vamos hacia ella obstinadamente, a veces dolorosamente, incluso ridículamente», dijo Sales) la película se queda con las nubes que la empañan (una en concreto, negra, amenazadora, la Carlana) y acaban con las ilusiones de esos jóvenes idealistas.

El agente de Marco Verrratti, Donato Di Campli, habla a pocos días para que el PSG inicie la pretemporada