El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

Fallece Silvana Pampanini, musa del cine italiano de los 50

La actriz, una de las grandes 'maggioratas' de la época, fallece en Roma a los 90 años

Fallece Silvana Pampanini, musa del cine italiano de los 50

La actriz italiana Silvana Pampanini.

BEATRIZ MARTÍNEZ / MADRID

Miércoles, 6 de enero del 2016 - 15:28 CET

La actriz italiana Silvana Pampanini.

Silvana Pampanini (Roma, 1925), pertenecía a esa nómina de despampanantes actrices que inundaron con su fuerza y rotundidad física el cine italiano a partir de la década de los 50. Junto a Gina Lollobrigida, Silvana Mangano o Sophia Loren constituyeron el núcleo duro de las 'maggioratas', contribuyendo a establecer un nuevo estándar de belleza basado en la curvas y en el poderío carnal durante la grisácea época de la posguerra. Puede que no alcanzara el éxito y el reconocimiento de sus compañeras, pero la Pampanini logró erigirse por méritos propios en un auténtico icono sexual. La actriz ha fallecido a los 90 años de edad tras una serie de complicaciones derivadas de una operación a la que se sometió hace algunos meses.

Comenzó sus pasos como modelo y participó en el concurso de Miss Italia en 1946. Aunque quedara segunda, ese sería su trampolín para introducirse dentro del mundo de la interpretación. En 1947, con 22 años, debutó en el cine de la mano de Giuseppe Maria Scotesse en 'L’apocalisse', y a partir de ese momento su presencia comenzaría a hacerse cada vez más intensa en las pantallas de cine gracias a películas como 'I secreto de Don Giovanni' (1947) o 'I pompieri di Viggiù' (1949), junto a Totó, que la catapultó al éxito en su tierra como actriz cómica, gracias a su desparpajo y también a su enorme destreza vocal, una de sus grandes cualidades heredada de su abuela, la cantante de ópera Rosetta Pampanini, y que ella cultivó primero en el conservatorio musical de Santa Cecilia y más tarde a través de una sólida carrera como cantante que la llevó a grabar multitud de canciones y discos.

UNA AUTÉNTICA ROMPECORAZONES

Su primer éxito internacional llegaría con 'O.K. Nerón' (1951), a las órdenes de Mario Soldati, una parodia de 'Quo vadis?' escrita por Mario Monicelli, gracias a la que alcanzaría el reconocimiento popular tanto en Europa como en Norteamérica.

Además de su registro más ligero y de varietés, la actriz demostró sus habilidades dramáticas en películas neorrealistas como 'Processo allà cità' (1952), de Luigi Zampa, y 'Un marito per Anna Zaccheo' (1953), de Giuseppe De Santis.

Dicen que la Pampanini fue una auténtica rompecorazones. Que cayeron a sus pies desde el rey afgano Ahmad Shah Kan a Faruq I de Egipto pasando por los 'sex symbols' internacionales Tyrone Power u Omar Sharif, hasta desembocar en admiradores confesos como Orson Welles. Ella siempre desmintió cualquier afer y se mantuvo ligada en secreto a un multimillonario del que nunca se llegó a saber su identidad, mientras su fama se extendía a medio mundo y hasta el emperador Hiro Hito se saltaba todos los protocolos para agasajarla.

En 1964 protagonizó 'Un italiano en la Argentina', de Dino Risi, junto a Vittorio Gassman y Nino Manfredi. No fue la única película que rodaría en  Latinoamérica, también 'Sed de amor' (1958), un descarnado y violento drama que protagonizaría al lado de Pedro Armendáriz.

En los últimos tiempos se había refugiado en la televisión, pero deja a sus espaldas una filmografía de más de 60 títulos que configuran el testamento inigualable de toda una época. Y por supuesto, mantendrá para siempre intacta su corona de excelsa 'maggiorata'.

TEMAS

Zidane y Simeone presentan los mejores equipos posibles en la final de la Champions League 2015/2016

Al no disputar el número mínimo de partidos, su cláusula se reduce y el Barça pierde la opción de recompra en caso de que el jugador se vaya del club