El Periódico

fantasía

La extraña vida de Timothy... Un banquete de glucosa

Viernes, 22 de febrero del 2013

Peter Hedges

Hay que tener agallas para hacer una película tan descaradamente sensiblera como ésta. Lástima que las agallas no tengan nada que ver con el buen gusto. Un buen día, un niño brota literalmente en el jardín de un matrimonio estéril e inmediatamente se entrega a la mesiánica tarea de ofrecer lecciones de humildad, esperanza y honestidad. A través de él, el director Peter Hedges convierte temas como la infertilidad, la adopción trasnacional o el impacto de la muerte en material de sitcom y en una mera coartada para manipular al espectador. N. S.

Fuentes del FC Barcelona aseguran que ya tienen la decisión tomada

Hhristo Stoichkov le dijo a Luis Figo, a la cara, que seguirá insultándole siempre que lo vea por las calles de Barcelona