El Periódico

Promo camiseta champions

NUEVA EXPOSICIÓN EN LA PLAZA DE LOS ÀNGELS

Eulàlia Grau, arte con ética

El Macba recorre la trayectoria de una de las artistas más reivindicativas de los años 70 y 80

NATÀLIA FARRÉ
BARCELONA

Jueves, 7 de febrero del 2013

Eulàlia Grau, ayer, junto a un fotograma de 'Me gustaría morir en un lugar donde nadie me viera, María'.

En 1976, Eulàlia Grau denunciaba en ...Inventemos también nosotros... que «no hay justicia justa, solo justicia de clases». Para ello contraponía fotografías de Diego Navarro, obrero en paro herido por una bala de la Guardia Civil y muerto en extrañas circunstancias en prisión, con imágenes de Juan Vilá Reyes, empresario encarcelado por el caso Matesa y posteriormente indultado. Treinta y cinco años después, para la artista las cosas «han cambiado poco. Es como en la época feudal, hay unos señores que viven en castillos y se protegen entre ellos, mientras ahogan al pueblo». Para muestra: Me gustaría morir en un lugar donde nadie me viera, María, una pieza del 2012 en la que se intercalan imágenes de la vida cotidiana de una mujer sin techo en Barcelona, con fotografías de Rodrigo Rato, Francisco Camps, Iñaki Urdangarin, Fèlix Millet y un listado inacabable de personajes supuestamente corruptos.

Los dos trabajos abren y cierran Nunca he pintado ángeles dorados, la exposición que el Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba) dedica a Eulàlia Grau (Terrassa, 1946), una creadora a medio camino entre la artista de vanguardia y la activista, y que está considerada como una de las voces más reivindicativas de los años 70 y 80, pero de la que nunca se había hecho una gran exposición. Algo que Grau resume con un claro «nadie me hacía caso», y los expertos achacan a que empezó en una época en que el arte no estaba tan institucionalizado como ahora.

Sea como sea, ahora un centenar de sus obras llenan el museo, desde mañana y hasta el 26 de mayo, para hablar de corrupción, explotación laboral, especulación, estereotipos de género e injusticias. Y lo hace tomando imágenes de la prensa de las que extrae la realidad para recomponerla en telas emulsionadas y serigrafías. Un trabajo en el que, a juicio del director del Macba, Bartomeu Marí, «la contribución ética es más importante que la estética».

El obispo de Calahorra

Denuncia, ética, fotografía y también investigación. Pues detrás de cada una de las piezas de Grau hay muchas horas de búsqueda, como en su próximo trabajo que tiene a Fidel García Martínez, obispo de Calahorra entre 1927 y 1952, como protagonista. El prelado se opuso a Franco y fue represaliado de una forma muy poco cristiana: fue acusado de acostarse con prostitutas, algo que es probable que no fuera cierto. Descubrir la verdad de todo ello para denunciarlo es la próxima meta de esta activista del arte.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario