El Periódico

CRÍTICA DE CINE

'La Bella y la Bestia': sinfonía de objetos animados

Condon aporta a 'La Bella y la Bestia' mayor mesura dramática, estilización en los números cantados y gran aprovechamiento del decorado y la tecnología para crear emociones

Tráiler de 'La bella y la bestia'. (2017)

Tráiler de 'La bella y la bestia'. (2017)

Jueves, 16 de marzo del 2017 - 12:54 CET

La Bella y la Bestia ★★★

Dirección: Bill Condon
Con: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Kevin Kline, Emma Thompson
Título original: 'Beauty and the beast'
Países: Estados Unidos
Duración: 123 minutos
Año: 2017
Género: Musical fantástico
Estreno: 17 de marzo del 2017

Ver película en la cartelera

En su actual política de revisar en imagen real algunos de sus hitos de animación, la factoría Disney ha vuelto sus pasos sobre 'La Bella y la Bestia'. Pocas sorpresas va a encontrar el espectador porque, en primer lugar, la película de Bill Condon es muy fiel a la versión animada dirigida por Gary Trousdale y Kirk Wise en 1991 y utiliza todas y cada una de las canciones de aquella, firmadas por Alan Menken.

En segundo lugar, el tema de 'La Bella y la Bestia' se ha convertido en mito, adorna otras historias (la de 'King Kong', sin ir más lejos) y ha encontrado repetido acomodo en el cine y la televisión con espléndidas versiones como la realizada por Jean Cocteau en 1946, la más bella y feérica de todas.

¿Qué aporta entonces esta adaptación a cargo de Condon, director ya ligado al musical ('Dreamgirls') y a la fantasía (dos títulos de la saga 'Crepúsculo'), y protagonizada por Emma Watson? Una mayor mesura dramática, la estilización en casi todos los números cantados, especialmente el que abre la película y muestra muy bien la inadaptación de la protagonista en el pueblo, y, sobre todo, un gran aprovechamiento del decorado escénico y la tecnología para crear una determinada emoción.

Diríase a veces que estamos en los dominios de Tim Burton y su particular percepción de lo gótico y lo bizarro con las tomas sobre el majestuoso y helado castillo de la Bestia, las cabalgadas en el bosque encantado o la divertida relación entre todos los objetos de la mansión que antes del hechizo fueron personas humanas. Paradojas de la diferencia entre animación e imagen real: lo mejor de 'La Bella y la Bestia' con actores de carne y hueso sigue siendo la movilidad y gestualidad de los objetos animados (la tetera, el armario, el piano, el candelabro), un festival de ingenio que culmina con la batalla campal contra los aldeanos.

El filial regresa a la División de Plata dos años después de perder la categoría