El Periódico

LAS NOMINACIONES A LOS PREMIOS DE LA ACADEMIA

'Timecode': y ahora, a por el Oscar

El corto del director barcelonés Juanjo Giménez ha sido nominado por la Academia de Hollywood tras obtener la Palma de Oro en Cannes

Juanjo Giménez celebrando con su equipo su nominación a los Oscars por 'Timecode'..

Juanjo Giménez celebrando con su equipo su nominación a los Oscars por 'Timecode'..

JUAN MANUEL FREIRE / BARCELONA

Martes, 24 de enero del 2017 - 23:58 CET

En una dosificación del suspense digna de premio, la Academia de Hollywood lanzó el título de 'Timecode' en quinta y última posición cuando anunció los nominados al Oscar a mejor corto de ficción. Era lo que correspondía por orden alfabético, pero lo dicho: una cosa magistral.

Muestras de alegría tras conseguir la nominación.

La euforia se apropió del Bar Raspall del barrio de Gràcia, donde el director Juanjo Giménez se había reunido con parte del equipo y familiares para celebrar la nominación o, en el peor de los casos, relativizar la decepción en buena compañía. (Ese trago agridulce le tocó a los responsables del otro corto catalán preseleccionado, ‘Graffiti’, reunidos a 600 metros, en Casa GrÀcia).

"Ahora se trata de disfrutarlo con todo el mundo, incluyendo la gente que no ha podido venir porque tiene trabajo y no ha podido escaparse", nos explicaba Giménez a las puertas del bar. "Este es un trabajo de mucha gente y los momentos de celebración son para compartirlos. Esto pasa una vez en la vida".

Hace unos minutos, la ayudante de dirección Laura Calavia nos explicaba cómo el corto había causado sensación incluso antes de terminarse: “Lo que enviamos a Cannes –donde obtuvo la Palma de Oro– era solo un 'work in progress' y ya nos seleccionaron”. Esta colaboración de Nadir Films con la Escola de Cinema de Reus lleva ya reunidos más de sesenta premios; el Oscar sería la guinda perfecta.

UN CURSO INESPERADO

"Nadie hace un corto pensando que vaya a sucederle todo lo que nos ha pasado a nosotros", dice Giménez, amablemente obstinado en hablar en plural. Se trataba de un proyecto pequeño e íntimo, fruto de la suma de dos ideas: "Por un lado, una historia que me pasó cuando trabajaba en una empresa grande, en la que alguien accedió a los textos que escribía en mi tiempo libro e hizo de ellos un uso, digamos, inesperado. Y por otro lado, desde hace tiempo quería hacer con la danza".

Sin revelar demasiado sobre el argumento, diremos que el filme cuenta el principio de algo a través de una forma de comunicación inesperada. En ese sentido recuerda a 'Graffiti', el otro corto preseleccionado: "Es verdad que hay algo común: utilizar un medio no usual para una comunicación íntima. En su caso son los grafitos, y en el nuestro, las cámaras de seguridad".

Según Giménez, ahí radica el éxito de la propuesta: en dar un brillo distinto a la frialdad de esas cámaras. "Siempre se usan como algo sórdido. En las películas, cuando aparece una cámara de seguridad es porque va a haber un asesinato, un crimen".

¿Y AHORA QUÉ?

El director barcelonés se prepara ahora para asaltar Los Ángeles. Con todo el ímpetu posible: "Por nosotros no va a quedar. Ya que estamos ahí –de nuevo el plural–, la idea es llevarse el Oscar". Se lo lleven o no, seguramente será más fácil para Giménez y equipo financiar un próximo proyecto. "La visibilidad que te da una Palma de Oro o una nominación al Oscar es única", afirma con felicidad evidente.

El filial regresa a la División de Plata dos años después de perder la categoría