El Periódico

Concierto Beatles

EL LIBRO DE LA SEMANA

Como un número primo

El perplejo Karim de 'Kapitoil' es un héroe contemporáneo

SERGI SÁNCHEZ

Miércoles, 11 de enero del 2012

Kapitoil es una novela sobre el lenguaje como valor de cambio. La de Teddy Wayne es una ocurrencia oportuna: imaginar un escenario, previo a los atentados del 11-S y al hundimiento del capitalismo, en el que la elección de los adjetivos que califican las oscilaciones del precio del petróleo en la prensa tenga una traducción económica. Las palabras pueden cuantificarse, pueden transformarse en ganancias. La balanza de pagos tiene una lectura sintáctica. Lo que se escribe es importante: los mercados pasan a estar regulados por la gramática, el índice Dow Jones es una oración intransitiva. Es la brillante idea de un escritor que utiliza el lenguaje para entender un mundo de estrategias binarias, que parece regido por números que decodifican el sentido de la vida en términos de éxito y fracaso, y en el que se notan los primeros temblores de una América sumida en la cultura del exceso y aterrada por el apagón del efecto 2000.

UN CÁNDIDO CATARÍ / Uno de los mayores hallazgos de este magnífico debut literario es convertir esta idea en un personaje de carne y hueso cuya singularidad se mide por su peculiar uso del lenguaje. Procedente de Catar, el programador Karim Issar llega a Estados Unidos hablando un inglés rígido, propio de un manual informático. Escrita en forma de diario, la novela se contagia de la lógica matemática con la que Karim intenta integrarse en un sistema que se explica según modismos y excepciones, y en el que su modo de pensar, tan honesto e inocente como un número primo, tiene que adaptarse a los dobles sentidos, a la semilla de traición y desconfianza que cultivan las palabras, a las trampas secretas de un idioma que no es el suyo.

En ese sentido Kapitoil es la crónica de un doble descubrimiento: por un lado el que revela el poder estructurador del lenguaje en la entropía del capitalismo -Issar compara certeramente los datos fluctuantes del mercado de valores con los brochazos intensos e imprevisibles de un cuadro de Pollock, puro informalismo abstracto- y por otro el que revela el poder redentor del lenguaje en la vida de un hombre tan noble como ambicioso, que debe aprender que la distancia que separa significado de significante varía según los beneficios que hay en juego.

EL PERSONAJE / El reto de Kapitoil estaba en la construcción de la voz de Karim. En que sus errores semánticos y gramaticales definieran la psicología del personaje, su condición de pez fuera del agua en un mar de tiburones, desubicación moral que funciona como presagio de la crisis que está devorando la realidad contemporánea. Los cambios que se producen en el registro de esa voz documentan de forma conmovedora el deshielo de un corazón idealista, que debe reconciliarse con sus raíces para demostrar que su inteligencia no dará el brazo a torcer ante la avaricia del sistema.

La novela desmonta la frialdad económica de los pensamientos de Karim, siempre protegidos tras la lógica implacable del análisis de datos y circunstancias, para transformarlo en la voz de la conciencia de los indignados. Karim es el epítome del héroe moderno, aquel que sabe que la razón siempre tiene que estar al servicio del pueblo, no de aquellos que tratan de oprimirlo haciéndole creer que protege sus intereses.

3 KAPITOIL

Teddy Wayne

Trad. Marta Alcaraz

Blackie Books. 323 pág. 23 €

El blaugrana vio la amarilla ante Bolivia y se pierde el encuentro ante Chile tras ver una amarilla