El Periódico

Caldes de Montbui acoge la 22 edición del Escaldàrium, fiesta de fuego y agua

Se prevé repetir los cerca de 5.000 asistentes del año pasado

EFE / BARCELONA

Viernes, 8 de julio del 2016 - 12:53 CEST

La 22ª edición del Escaldàrium, la fiesta tradicional que enfrenta el agua con el fuego, llega mañana a Caldes con novedades y como una fiesta consolidada en el calendario de fiestas populares del verano en la zona.

Durante toda la jornada del sábado habrá actividades en toda la población alrededor de la fiesta, mientras que el espectáculo del Escaldàrium empezará a las doce de la noche en la plaza de la Fuente del León de Caldes.

Esta festividad conmemora la leyenda de 1619 que explica cómo 13 brujas fueron ejecutadas en la villa y después resucitaron para sembrar el terror entre los ciudadanos desencadenando una lucha entre el fuego, representado por el mal del infierno, y el agua, representada por la bondad del cielo.

La fiesta cuenta con música en directo y con un total de 9 bailes repartidos en 6 danzas del fuego y 3 del agua interpretados por brujas, diablos y bomberos que lanzan el agua con mangueras, con el público saltando y bailando en medio, y con un espectacular final de pirotecnia.

"Todo Caldes se viste de Escaldàrium con un gran ambiente, la gente que venga descubrirá una fiesta singular porque no hay otra en Catalunya que mezcle agua, fuego y música en directo, es espectacular, visual e intensa", ha explicado a Ramon Solé, director musical del certamen.

"Para la gente que venga de fuera de la población, esta fiesta le servirá para descubrir el eje vertebrador de la cultura de Caldes, que es el termalismo, desde una vertiente legendaria plásticamente espectacular", ha afirmado Solé.

Las novedades de este año son la proyección de un 'mapping' en la fachada del ayuntamiento al inicio de la fiesta, un nuevo espectáculo final de pirotecnia, sorpresas en la salida de las brujas y nuevas medidas de seguridad como un hospital de compañía o la prohibición de entrar vidrio en la plaza.

La organización prevé repetir los cerca de 5.000 asistentes del año pasado en un certamen que seguirá la fiesta con conciertos después de la lucha entre el fuego y el agua, y que ya se ha convertido como la fiesta mayor del verano en esta población.