El Periódico

ÚLTIMA HORA Un nuevo ciberataque mundial bloquea empresas y bancos

ENTREVISTA

Antonio Orozco: "Siento que siempre llego tarde"

El cantante hace un paréntesis en la presentación del disco 'Destino' para colaborar en el Palau con la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura

El artista de L'Hospitalet relata su lucha "obsesiva" por el control del tiempo desde que el éxito ha acelerado su carrera y su vida personal

Antonio Orozco: "Siento que siempre llego tarde"

RICARD CUGAT

Antonio Orozco accedió sin reparos a mostrarse tal como es en la bañera del Hotel Mandarin en cuya suite se realizó la entrevista.

Domingo, 27 de diciembre del 2015 - 17:39 CET

Antonio Orozco (L'Hospitalet de Llobregat, 1972) está con las pilas cargadas y totalmente centrado en la presentación en directo de su nuevo disco, 'Destino', que él mismo se ha encargado de producir junto a sus inseparables Xavi Pérez y John Caballés. Pero en medio del torbellino de la gira -el día 27 actuó en Girona y el 12 de marzo subirá al escenario del Gran Teatre del Liceu-, el cantante de L'Hospitalet ha encontrado un hueco para colaborar en el concierto que la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura ofrece en el Palau de la Música de Barcelona (Petit Palau). Orozco, siempre solidario, apoya a esta imaginativa formación de jóvenes procedentes de una zona muy pobre de Paraguay capaces de transformar en instrumentos musicales todo tipo de objetos hallados en la basura. Es un pequeño paréntesis antes de seguir la senda que marca 'Destino', un disco de sonido contundente con guiños al rock y la electrónica y que enmarca el magnífico momento que vive el artista.

¿Cuánto filtro pone a la hora de trasladar sus vivencias y sentimientos a las letras de las canciones?
En las canciones he contado algunas cosas que debería haberme guardado. Al componer, en ese afán de sincerarte contigo mismo, a veces cuentas cosas que son demasiado profundas e íntimas. Pero, por otra parte, si al final lo he dejado ahí es porque no hay nada más bonito que entregar algo al público que está hecho con la máxima sinceridad.

Ese parece el caso, por ejemplo, de 'Moriré en el intento', una canción en la que pide perdón y jura intentar mejorar...
Así es. En la vida la palabra 'perdón' se escribe fácilmente pero utilizarla en el día a día, en el mundo real, es algo muy difícil. Los seres humanos deberíamos estar siempre dispuestos a poner la otra mejilla. Cuando uno es capaz de perdonarse a sí mismo, es capaz de pedir perdón a los demás. Esa es una faceta personal por la que yo paso y, sencillamente, hay días en que me hubiera gustado hacer las cosas mejor.

Es una lucha eterna...
Todos los seres humanos pasamos por esto. Para mí, la música al principio era pura vocación; después, se convirtió en mi profesión, y ahora, cuando lo miro con calma, veo que gracias a la música he hecho muchas cosas y he dicho muchas otras que no habría sido capaz de hacer o de decir de ninguna otra manera.

El disco se abre con 'Pídeme', una curiosa declaración de amor.
En ella parece que me incluya en el Black Friday, ¿no? Pero me parece  bonito decirle a alguien que te pida lo que quiera porque, como digo en la canción, lo que tengo es para darlo y, además, "tengo de oferta lo eterno y regalo millones de besos". Pero, ojo, que no me vendo, solo me ofrezco a quien se lo ocurra pedirlo (ríe).

"En ocasiones, uno ni siquiera es capaz de ser feliz teniéndolo todo. A mí a veces los pequeños problemas me impiden disfrutar del resto"

¿De quién habla en 'Mi héroe'?
'Mi héroe' habla de todas aquellas personas anónimas que cada día hacen cosas para que la vida de los demás sea mejor. Se la dedico a la gente que me rodea. Todos estamos rodeados de héroes, personas que, cuando acaban su día de trabajo, se dedican a ayudar a otros. Para mí también son héroes aquellos que sufren una enfermedad y se levantan cada día con la ilusión y la esperanza de poder solucionarlo. He aprendido mucho de estos héroes y, en particular, de una persona que me ha enseñado a valorar lo que tengo. En ocasiones, uno no es ni siquiera capaz de ser feliz teniéndolo todo. A mí a veces los pequeños problemas me impiden disfrutar del resto.

El disco habla también del tiempo, de cómo te pone en tu sitio y te enseña.
En estos últimos años en los que he tenido tanto trabajo y he viajado por el mundo, si algo he aprendido es a valorar mucho más el tiempo del que dispongo. Trato de gestionarlo mucho mejor y, como no tengo mucho para cuestiones personales, cuando estoy con mi hijo, por ejemplo, trato de multiplicar por diez su rendimiento. Es una obsesión. El tiempo es lo más valioso que tenemos. Yo lo que no quiero es ser más tiempo.

¿A qué se refiere?
Desde hace muchos años siento que, desde que me levanto hasta que me acuesto, todo está medido. Todo tiene un tiempo, todo tiene un principio y un final, y yo siempre llego tarde. Incluso, a veces, cuando creo haber aprenido a hacer algo, me digo: "Lo aprendí, pero es tarde". Pero, bueno, esa es mi lucha personal y el único 'hándicap' que le encuentro a este trabajo: el control del tiempo.

¿Cuál es el origen del título del disco, 'Destino'?
Se llama así porque este disco estaba en mi destino. Hacer un disco compuesto, grabado y desarrollado en todos los aspectos en Barcelona era uno de los grandes retos que tenía pendientes. Y estoy muy orgulloso de haberlo hecho todo aquí. No tiene nada que envidiar a discos anteriores que habíamos grabado en Los Ángeles o en cualquier otro lugar.

"La responsabilidad creció de forma exagerada en el momento en que mis discos tenían lanzamientos en 10 o 14 países. Eso lo cambia todo: la manera de escribir, de pensar..."

¿Le resulta más fácil sincerarse en el momento de componer o sobre el escenario, cuando tiene al público delante?
Componer es casi terapéutico. Actuar es el clímax de todo esto, es la solución al enigma, el motivo por el cual compones.

Su próximo concierto en Barcelona será en el Liceu, en marzo, aunque inicialmente tenía previsto actuar antes en Badalona…
Tuvimos que cancelar el concierto en el Palau Olímpic de Badalona porque no dispone de permisos para desarrollar eventos. Casi todas las entradas estaban vendidas. Fue un palo, pero en el afán de buscar una solución inmediata encontramos una fecha dentro del festival Suite del Liceu, el 12 de marzo.

Pero es un recinto mucho más pequeño.
No hemos encontrado una solución mejor y ha sido una pena. El Palau Olímpic de Badalona era uno de los sitios donde más me apetecía tocar. Y me veo en esta situación en la que casi me siento culpable y no sé por qué. En realidad, nosotros no pudimos hacer nada al respecto.

Si mira hacia atrás, ¿qué balance hace de estos 16 años en el mundo de la música?
Si algo he ganado en estos años es que ahora puedo elegir lo que hago. Si hay algo que no me apetece hacer, lo descarto. Reconozco que cuando empecé había muchas cosas que había que hacerlas y hay algunos países donde sigo haciéndolas aunque no me apetezca mucho. Eso sí, trabajo muchas más horas que antes.

¿También siente más responsabilidad?
Desde luego. La responsabilidad creció exageradamente en el momento en que mis discos tenían lanzamientos simultáneos en 10 o 14 países. Eso lo cambia todo: la forma de escribir, la de pensar, la de desarrollarlo. Has de tener un pensamiento un poco más global.

¿Lo volveremos a ver en 'La voz'?
Por el momento, no sabemos si habrá una nueva edición del programa ni si nos llamarán. Todo depende de los calendarios y, afortunadamente, tenemos mucho trabajo. Si me lo vuelven a ofrecer, lo consideraré, porque, la verdad, me lo he pasado genial.

Como 'coach' ¿qué ha aprendido?
¡Uf! Ese programa tiene algo particular: se presenta gente con talento con muchísima experiencia y otros que empiezan, como es el caso del muchacho que ganó esta última vez, Antonio José. Yo aprendo un montón con ellos, porque participa gente con un talento mucho mayor que el mío. Eso es lo mejor de 'La voz'. Te asomas a un lugar y ves cómo evolucionan cuatro artistas que han sido seleccionados de entre 134 que han sido elegidos entre las 30.000 personas que se presentaron. Es abrumador.

El club quiere cuatro fichajes y se va a gastar 230 millones de euros