Ideas

El inventor del periodismo gonzo

Jueves, 23 de diciembre - 00:00h.

«Mi arrogancia es intencionada, no piense lo contrario: es que prefiero ofenderle ahora en lugar de hacerlo cuando trabaje para usted». Así se dirigía en el año 1953 Hunter S. Thompson al director del diario Vancouver Sun para pedirle empleo. El inventor del periodismo gonzo aún no había escuchado un disco del jazzman James Booker titulado Gonzo (1960), pero iba a hartarse de oírlo una y otra vez durante la campaña electoral de 1968, en un motel de New Hampshire, donde se alojaba junto a su jefe en el Boston Globe Bill Cardoso. De ahí salió el adjetivo. Esto es lo que cuenta el albacea de Thompson, Douglas Brinkley, asegurando que este le reveló la verdad antes de meterse una bala en la cabeza en el 2005.

Esta versión desmiente el relato oficial según el cual fue Cardoso, en 1970, quien utilizó el término «gonzo» para calificar un artículo sobre el derbi de Kentucky en el que Thompson, cargado como solía (daba igual que fuera alcohol, cocaína, marihuana o ácido...), se convertía en el protagonista agresivo y desquiciado de la crónica.

A los hijos de Cardoso, que murió en el 2006, el cambio de la versión no les ha sentado bien y protestan ante el riesgo de que su padre se quede sin la paternidad del invento. El caso es que gonzo se utilizaba en los años 60 en el sur de Boston para referirse a los locos callejeros provocadores y extravagantes (pero no a los enfermos) y a Cardoso, que vivía en el distinguido Cambridge, su madre le prohibía aventurarse por esos barrios.

La gente mayor del South Boston todavía utiliza la palabra, que podría venir de «gone» más el sufijo «zo» con el sentido de «ido» (de la olla, se entiende), sin embargo los chavales ya no saben qué significa. Lo que fue patrimonio verbal de un grupo social se ha convertido en marca registrada para un periodismo ultrasubjetivo que se entromete en la noticia o, si se tercia, la crea, pero también hay ya un márketing gonzo y un porno gonzo. Una vez más el mercado todo lo recicla y rentabiliza, no hay vanguardia o heterodoxia que no acabe cotizando.

Para curiosos, desde hace unos meses está a la venta en nuestro país el documental Gonzo: Vida y hazañas del Dr. Hunter S. Thompson de Alex Gibney. La voz la pone el actor Johnny Depp.