Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

MUNDIAL DE F-1

La F-1 se indigna por el trato de favor a Mercedes

El equipo alemán realizó en secreto un test de tres días en Montmeló para probar los neumáticos que Pirelli estrenará en Canadá

MIGUEL MARTÍNEZ / Montecarlo (Enviado especial)

Domingo, 26 de mayo del 2013 - 16:38 CEST

El Mercedes de Lewis Hamilton, en el pasado Gran Premio de España de F-1 celebradom en el circuito de Catalunya, en Montmeló.

El 'paddock' de la F-1 en Mónaco se ha indignado tras conocerse que Mercedes realizó tres días de test la semana pasada en Montmeló con el coche de este año y los nuevos neumáticos Pirelli que se estrenarán a partir del próximo GP de Canadá.

Los test privados están prohibidos por el acuerdo entre los equipos, pero es verdad que el contrato de Pirelli con la F-1 contempla la posibilidad de que la firma pueda pedir "un test a un equipo con objeto de mejorar la seguridad o el desarrollo de los neumáticos". "Lo que nos molesta más ha sido que nadie se enterara, que no se ofreciera a todos los equipos, en general, la falta de transparencia", criticó Christian Horner, director de Red Bull.

En Ferrari, esperan a "una aclaración por parte de Pirelli y la FIA sobre el asunto. Queremos tener más información antes de plantearnos una queja formal", asegura su departamento de comunicación. El test se llevó a cabo durante tres días con un total de 1.000 kilómetros, y supone una extraordinaria ventaja para Mercedes, el equipo que más problemas tenía de degradación y que ha copado la 'pole' en el GP de Mónaco que se disputa hoy a las 14.00 horas. Pirelli está a la espera además, de que se prorrogue su contrato con la F-1 que vence a finales de esta temporada.

El FC Barcelona presentó este lunes por la mañana la equipación de cara a la temporada 2016-17. La camiseta, inspirada en la del 1992, ya está a la venta

Gerard Piqué publicó un enigmático tuit relativo a Christian Laettner suceptible de ser interpretado a los pocos minutos de que tanto Arbeloa como el Bernabéu se acordaran de él