• Martes 2 septiembre 2014, 15:59 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

TOYOTA GT86

Placeres ocultos

Puede ser el coche del día a día pero con sensaciones únicas

Domingo, 9 de diciembre del 2012 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

En los 75 años de vida que Toyota tiene sobre sus espaldas no falta la presencia de algún modelo deportivo que ha contribuido a escribir la historia de la marca nipona. Muchos de los lectores pensarán de inmediato en el Celica y es cierto que en su día fue protagonista de muchas gestas en el mundial de rallies en manos de Carlos Sainz, algo que sin duda también influyó para que el modelo tuviera un magnífico éxito comercial.

AUDI TT COUPÉ. JAVIER CARVAJAL

Mover la secuencia hacia la izquierda Mover la secuencia hacia la derecha
AUDI TT COUPÉ.
AUDI TT COUPÉ.
AUDI TT COUPÉ.
AUDI TT COUPÉ.
AUDI TT COUPÉ.
AUDI TT COUPÉ.
AUDI TT COUPÉ.
AUDI TT COUPÉ.
AUDI TT COUPÉ.

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 108 de la sección de (vacia) de la edición impresa del día 09 de diciembre de 2012 VER ARCHIVO (.PDF)

Sin embargo, también es verdad que si retrocedemos un poco más, la marca tuvo otro modelo, el 2000 GT que también hizo sus pinitos deportivos al otro lado del Atlántico, aunque comercialmente no puede decirse que fuera un éxito. Además de estas dos incursiones en el campo de los cupés deportivos, han habido otros modelos (Supra, MR2) pero parecía que Toyota había abandonado toda iniciativa en este segmento hasta que en colaboración con Subaru ha lanzado el Toyota GT86 que hoy ocupa estas páginas y con el que vuelve a reverdecer épocas pasadas.

Es un cupé deportivo en el más estricto sentido de la palabra. Es de propulsión trasera, dispone de 200 CV de potencia, su imagen trasluce esas sensaciones que se tienen al volante y todo ello a un precio razonable, considerando el producto. Pero en los tiempos que corren hay que ofrecer algo más y en el caso del GT86 hay mucha tecnología para facilitarnos las cosas cuando estamos al volante y tenemos un motor que va firmado por Subaru por lo que estamos ante esa tradición de cilindros opuestos propia de la marca.

SOLO DOS Entrar en el GT86 requiere una cierta agilidad o cuando menos facilidad para contorsionar el cuerpo, ya que es bastante bajo. Una vez acomodados, se puede regular el asiento en altura e inclinación, así como el volante, limpio de botones y mandos remotos y de aro grueso, para disfrutar de una buena posición de conducción. Los asientos son muy anatómicos y recogen bien el cuerpo. La visibilidad es buena pero algo menos hacia atrás por la acusada inclinación de la luneta posterior. La división de las plazas delanteras se prolonga hacia las traseras de manera que se aprovecha todo el puente para habilitar los huecos posavados; no hay muchos huecos de una cierta capacidad, aunque la guantera es correcta.

Las dos plazas traseras son casi inútiles tanto para adultos por falta de espacio longitudinal para las piernas y altura libre al techo, como para niños crecidos pero no faltan los anclajes Isofix para la sillita. En conjunto, la presentación es muy buena así como la calidad de materiales y ajustes. El maletero tiene una capacidad correcta y boca de tamaño poco generoso pero es que estamos hablando de un deportivo; no hay rueda de repuesto, pero sí un kit antipinchazos.

MUCHO EMPUJE El motor de este GT86 es un cuatro cilindros en la disposición boxer, es decir opuestos. Tan solo darle al botón de arranque, el sonido que emite el motor es poco menos que música sinfónica para nuestros oídos y ya anticipa lo que podemos sentir en cuanto pisemos el acelerador. Sin embargo, nos vamos a limitar a conducir el coche ajustándonos a los límites reglamentarios. Las sensaciones deportivas las dejamos para otro día para Xavier Pérez que lo condujo en circuito cerrado.

Puede que la cifra de 200 CV impresione pero lo cierto es que este GT86 puede conducirse como un turismo normal. Es verdad que la respuesta desde bajo régimen es potente y rápida pero esta facilidad para mostrar su poderío es algo que se agradece a la hora de realizar los adelantamientos y acortar el tiempo de la maniobra. Con una punta de gas se mantiene el coche a buena velocidad de crucero y con un nivel acústico muy aceptable que no invita a levantar la voz para hablar.

Además de buenas aceleraciones, tiene también una buena capacidad de recuperación por lo que no hay que trabajar con el cambio. Este, manual de seis marchas, es una delicia de precisión y rapidez de maniobra, facilitada por una palanca muy corta que además está a una buena altura de la mano. En cuanto a consumos, considerando lo que tenemos entre manos, alcanzar los 8, 5 litros no nos parece una cifra desaforada; si bien la autonomía de marcha es algo corta por culpa de un depósito algo pequeño.

ASENTADO Si algo distingue al GT86 es que su centro de gravedad es muy bajo y si además tenemos en cuenta todas las ayudas electrónicas que se le han incorporado tenemos que el coche parece que va pegado al suelo, con las lógicas reacciones de una tracción trasera, algo que hacía mucho tiempo que no experimentábamos. No hay oscilaciones, gira plano en las curvas y permite disfrutar de su conducción sin tener que hacer ninguna barbaridad. Las suspensiones trabajan bien y aunque el reglaje de muelles y amortiguadores es bastante duro, no supone una merma en el confort de marcha. La dirección es rápida y muy precisa en tanto que los frenos trabajan bien y aguantan el esfuerzo sin acusar problemas de fatiga.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com