• Viernes 19 septiembre 2014, 03:46 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

VOLVO V40

Placer de conducir

Mejora en seguridad y dinamismo con un motor muy sobrio

Domingo, 16 de diciembre del 2012 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
Mª ANGELS PUJOL / Barcelona

Si algo había distinguido a los Volvo desde hacía mucho tiempo era su imagen robusta, que en cierta medida se asociaba con seguridad, algo que durante muchos años ha sido un sello de identidad de la marca sueca. Sin embargo, en los últimos años la industria automovilística ha progresado mucho en materia de seguridad, lanzando nuevos sistemas que hoy en día están adoptando muchos modelos, desde el segmento más utilitario hasta el de las berlinas lujosas, y todo ello envuelto en una atractiva estética que atraiga al usuario.

IMAGEN DINÁMICA Esta nueva generación rompe con la línea que la marca sueca había mostrado habitualmente y presenta unas formas armónicas que le confieren una imagen moderna y dinámica DANNY CAMINAL

IMAGEN DINÁMICA Esta nueva generación rompe con la línea que la marca sueca había mostrado habitualmente y presenta unas formas armónicas que le confieren una imagen moderna y dinámica DANNY CAMINAL

Conscientes de todo ello, a la hora de concebir la nueva generación del V40, los técnicos de Volvo han querido conjugar los dos aspectos, seguridad y estética, y lo cierto es que han dado en la diana. El coche muestra una línea moderna y muy atractiva que hace que entre por los ojos a simple vista. Pero también han hecho un esfuerzo en materia de seguridad y así, además de todos los airbags, incluido el de rodilla, lleva un airbag de protección para el peatón, convirtiéndose en el primer coche en el mundo que lo incorpora de serie; por no hablar del city safety, que en prevención de posibles accidentes a 50 km/h es capaz de parar el coche por sí solo. Volvo vuelve a dar en la diana. Y lo acompaña con unas mejoras de chasis que hacen que también dinámicamente este V40 suponga un paso adelante y contribuye a redondear el producto.

PEAJE AL DISEÑO

 Lo primero que salta a la vista así que abrimos las puertas y entramos en el V40 es la cuidada presentación que exhibe todo el interior y la excelente calidad de materiales y ajustes. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Entrar en las plazas traseras exige un cierto cuidado para los que son altos porque el techo en caída recorta el hueco y hay que inclinar más la cabeza. Atrás pueden acomodarse muy bien dos adultos y un niño pero tres adultos ya es tarea más complicada, básicamente porque la plaza central es poco menos que testimonial por su configuración. El espacio para las piernas es bueno pero la altura libre al techo está más comprometida para aquellos que rondan los 1,80 metros.

Los asientos de las plazas delanteras son amplios y cómodos y sujetan bastante bien el cuerpo. La posición de conducción es buena así como también la visibilidad hacia todos los ángulos, pero personalmente encontramos el volante excesivamente grueso. Además de la guantera, hay varios huecos de diferente capacidad para guardar cosas. Por lo que respecta al maletero, su capacidad es un tanto justa para la categoría del coche aunque hay que reseñar que debajo del piso aloja una rueda de emergencia.

PRIMA EL CONSUMO

 La versión probada es la que lleva el motor turbodiésel más pequeño de toda la gama. Es un cuatro cilindros de 1,6 litros que ofrece 115 CV de potencia. Por debajo de las 1.700 revoluciones se muestra un tanto perezoso para mostrarnos su potencial, pero una vez se ha superado este régimen y hasta sobrepasar ligeramente las 3.000 revoluciones, es cuando este motor ofrece sus mejores prestaciones. Y lo bueno del caso es que, salvo en el momento del arranque, su nivel acústico es muy poco apreciable gracias al buen trabajo que se ha hecho en insonorización.

Un aspecto destacado de este V40 es la posibilidad de elegir entre tres modos de funcionamiento, deportivo, elegante o eco, lo que implica un cambio de color en el cuadro de instrumentos de rojo, blanco o verde, respectivamente. En autopista, con apenas una punta de gas es posible mantener una velocidad crucero de 120 km/h y con la aguja del económetro rondando la zona más baja del indicador

A este respecto hay que destacar que el cambio de marchas, manual de seis velocidades con un tacto y precisión extraordinarios, adolece de unos desarrollos muy largos concebidos para favorecer los bajos consumos. Ello conlleva que la capacidad de recuperación del motor se vea penalizada y que sea menester recurrir al cambio de marchas al menor repecho o en carretera de muchas curvas. Por lo demás, los consumos son muy bajos en cualquiera de las mediciones (en nuestro recorrido obtuvimos 4,8 litros), lo que autoriza una elevada autonomía de marcha sin repostar.

CONFORT DE MARCHA Con este nuevo V40, Volvo ha logrado un coche redondo en lo que concierne a la actitud dinámica. Se ha hecho un excelente trabajo con las suspensiones para ofrecer el nivel adecuado entre confort de marcha y una buena capacidad de absorción de irregularidades y contención de oscilaciones de carrocería.

Es verdad que no es un coche de carácter deportivo, pero para aquellos usuarios que no aspiran a brillantes prestaciones, esta versión se revela muy eficiente. Permite un paso por curva a buen ritmo y se le nota muy bien asentado sobre el asfalto, lo que transmite a su vez una buena sensación al volante.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

También en elPeriódico.com