El Periódico

ÚLTIMA HORA Los primeros sondeos a pie de urna dan entre un 37-39% de votos a Syriza

TEST DE LA SEMANA

Mitsubishi Outlander: Solidez y fiabilidad

Ofrece más equipamiento, calidad y siete buenas plazas

Domingo, 20 de enero del 2013

  • NUEVA IMAGEN. Mitsubishi ha llevado a cabo una actualización de la imagen del Outlander, especialmente en el frontal, que muestra una nueva línea.

  • NUEVA IMAGEN. Mitsubishi ha llevado a cabo una actualización de la imagen del Outlander, especialmente en el frontal, que muestra una nueva línea.

Hace algo más de una década, la aparición de modelos todoterreno marcó toda una época y puso en primer plano una práctica que era solo conocida por unos pocos aficionados a salir fuera del asfalto para descubrir nuevos caminos. Sin embargo, hubo también muchos usuarios que se compraron un todoterreno y no abandonaron nunca el asfalto. Ese movimiento impulsó en gran manera el segmento del 4x4 por algunos años.

Los tiempos y la moda han cambiado y las propias marcas se han dado cuento de ello. Ahora priman los todocamino y hay que orientarse hacia esa tendencia haciendo que sus todoterreno conserven sus cualidades pero mejoren ostensiblemente las posibilidades sobre el asfalto.

Un ejemplo claro lo tenemos con el nuevo Mitsubishi Outlander, que sigue siendo un todoterreno pero ha sufrido una remodelación para devenir también un todocamino con mejor dinamismo sobre asfalto al tiempo que muestra una serie de cambios que potencian su valor.

Y es que en Mitsubishi han sabido hacer las cosas muy bien, corrigiendo errores pasados y mejorando el modelo a la vez que han realizado un esfuerzo en materia de precios, ya que hay un descuento de 3.000 euros a aplicar al precio indicado, pese al incremento de equipamiento.

SIETE PLAZAS

Al margen de los cambios estéticos que se han operado en el modelo, uno de los aspectos que más llama la atención es que ahora ofrece siete plazas de verdad. Los dos asientos individuales de la tercera fila aseguran un mejor confort para sus ocupantes aunque estos mejor que no sean adultos de buena estatura; también se ha mejorado el acceso a esta fila con un desplazamiento de la fila central que puede llegar a los 24 centímetros. En este sentido se ha incrementado la modularidad y el espacio longitudinal para las piernas y también la altura libre al techo aunque la plaza central es menos confortable por su propia configuración.

Por lo que respecta a las plazas delanteras, los asientos son amplios y cómodos y recogen bastante bien el cuerpo. La posición de conducción es buena, así como la visibilidad en todos los ángulos. No faltan huecos para guardar cosas además de una guantera de buena capacidad. Todo el interior se ha rediseñado y se aprecia a simple vista una mejora de calidad tanto en la presentación como en materiales y ajustes. El acceso al maletero ahora se hace a través de un portón convencional; la capacidad con cinco plazas es bastante buena pero a costa de sacrificar la rueda de repuesto por un kit antipinchazos.

POTENTE Y ELÁSTICO

Aunque el motor sigue siendo el mismo, se ha rebajado la potencia hasta los 150 CV, lo que no es impedimento para que ofrezca un excelente rendimiento. Empuja de forma muy evidente desde pocas vueltas y lo hace de una manera progresiva y con una gran elasticidad.

No es nada difícil mantener una buena velocidad crucero y siempre hay un plus de potencia disponible para disponer de buenas aceleraciones. Sorprende también su buena capacidad de recuperación, lo que en cierto modo evita tener que maniobrar frecuentemente con el cambio de marchas al menor repecho. Si hay que buscarle un pero podríamos decir que no es especialmente silencioso, aunque su nivel acústico tampoco es de los más altos en un vehículo de estas características.

El trabajo realizado en la carrocería y el chasis ha tenido como consecuencia un adelgazamiento de unos 100 kilos respecto a la versión anterior. Por otro lado, la caja de cambios, manual de seis velocidades y de un tacto muy suave y preciso, dispone de unos desarrollos muy bien escalonados.

Todo ello tiene una clara incidencia en el consumo. Si nos referimos al urbano, el sistema de arranque y parada automático ayuda a conseguir unas cifras muy interesantes que también se traducen en las otras mediciones, aunque lejos de las cifras oficiales. En nuestro recorrido de prueba con todo tipo de carreteras, obtuvimos un consumo medio de 6,2 litros, lo que nos dio una autonomía de marcha próxima a los mil kilómetros.

CONFORT DE MARCHA Orientado a disponer de un mayor confort de marcha, las suspensiones ofrecen un excelente compromiso tanto para asfalto como fuera de él, con un reglaje de amortiguadores suficientemente duro como para controlar las oscilaciones de carrocería en curvas más pronunciadas pero sin merma de eficacia a la hora de rodar por pistas. Lo cierto es que dinámicamente es un buen rodador y pese al volumen se mueve con mucha soltura en cualquier tipo de terreno.

Para los amantes de circular fuera del asfalto, ahora el selector de tracción es mediante un botón con tres modos: Eco -que prácticamente equivale a un 2x4, aunque al menor deslizamiento se conecta la tracción trasera-, Auto y Lock.

La dirección, además de suave, es muy precisa, algo que se agradece en particular en este tipo de vehículos, mientras que los frenos trabajan correctamente en todo momento.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario