El Periódico Sociedad

ESPACIO AMENAZADO

Los eurodiputados 'exploran' el delta del Ebro

Una delegación atiende los argumentos de los contrarios al plan hidrológico

"Escucharemos a todos y emitiremos un informe con recomendaciones", subrayan

Los eurodiputados 'exploran' el delta del Ebro

JOAN REVILLAS

Una delegación de eurodipitados atiende en un mirador las explicaciones de Manolo Tomás, de la Plataforma en Defensa del Ebro.

SÍLVIA BERBÍS / SANT JAUME D'ENVEJA

Lunes, 8 de febrero del 2016 - 20:49 CET

En la isla de Buda, el delta del Ebro ha llegado a retroceder a un ritmo vertiginoso de 10 metros al año. En las marismas y lagunas circundantes, la Unión Europea ha invertido millones de euros en proyectos Life de conservación para proteger un hábitat ahora más amenazado que nunca...

La comitiva de eurodiputados de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo escuchaba estos argumentos de boca de Carles Ibáñez, responsable de la Unidad de Ecosistemas Acuáticos del IRTA, en lo alto del mirador de Migjorn, uno de los puntos artificiales más elevados del delta. A sus pies, todo un territorio en peligro. Un riesgo acrecentado, expone la Plataforma en Defensa del Ebro, por el plan hidrológico de la cuenca del Ebro contra el que se manifestaron 50.000 personas el domingo en Amposta.

La PDE es artífice de una petición presentada en el año 2012 que ha propiciado la visita. Los europarlamentarios debe evaluar el cumplimiento de la normativa comunitaria sobre medioambiente y gestión de aguas. De esta misión de exploración, que continuará este martes con una reunión con autoridades de la Confederación Hidrográfica del Ebro y del Ministerio de Agricultura, saldrá un informe que el Parlamento presentará ante la Comisión Europea emitiendo su veredicto.

“Esperamos que todo contribuya a hacer que la Unión Europea obligue a los estados miembros a cumplir su normativa, ya sea abriendo procedimientos de infracción si no lo hacen o vetando fondos de financiación, pero la responsabilidad para evitar que esto pase o no es de los estados”, señaló Susanna Abella, una de las anfitrionas en el recibimiento a la comitiva europea.

Ramon Carles

ACUICULTOR

El caudal ambiental que deja el plan no es suficiente. No habrá nutrientes para la producción acuícola y pesquera”

La delegación, presidida por Pál Csáky (Eslovaquia, PPE), vicepresidente de la comisión de Peticiones, escuchaba atentamente la traducción simultánea en sus auriculares. “Estamos contentos de visitar esta región y comprobar que este no es solo un problema ambiental, también lo es social; escucharemos a unos y otros y en el próximos mes emitiremos un informe con recomendaciones, pero en este caso la decisión es del propio país”, advirtió. El Govern de la Generalitat, representado por el 'conseller' de Afers Exteriors, Raül Romeva, confía en que “se produzca una rectificación previa". "Creemos que existe la posibilidad de que el plan se revise a fondo, porque significa un peligro”, apuntó. El exeurodiputado señaló que “la comisión es consultiva y su informe no tiene valor jurídico, pero tiene un importante peso político y es determinante lo que pueda hacer la Comisión Europea”.

Europa es vista por los contrarios al plan como “la última esperanza”. Por ello, los sectores productivos, técnicos y ambientalistas del delta del Ebro se esforzaron en trasladar sus consideraciones a la comitiva, con la que después se reunieron en una barraca típica de la zona. “Para nosotros, si no baja agua hasta la desembocadura, y el caudal ambiental que deja el plan no es suficiente, significa que no hay nutrientes para la producción acuícola y pesquera”, afirmó el acuicultor Ramon Carles.

“El plan pretende la sobreexplotación de un río ya sobreexplotado, creando riegos que no dejarán agua al tramo final, y nosotros necesitamos regar porque no queremos tener que abandonar nuestra tierra”, insistió Víctor Delsors, presidente de la Comunidad de Regantes de la Izquierda del Ebro.

Con la delegación viajaba también Rosa Estaràs (PPE), que dejó claro los argumentos de los defensores del plan del Ebro: “Mejora el caudal de agua, cumple todas las directivas y el proceso de participación que se ha desarrollado ha sido escrupuloso y muy pulcro”, sentenció.