El Periódico Ciencia

GESTIÓN FORESTAL

Los bosques catalanes afrontan el verano con un notable estrés hídrico

El Departament d'Agricultura de la Generalitat gasta este año 15 millones de euros en prevención

Los bosques catalanes afrontan el verano con un notable estrés hídrico

ANNA MAS

Un paraje boscoso del Montseny.

Lunes, 19 de junio del 2017 - 22:05 CEST

El riesgo de incendio forestal en Catalunya se ha disparado en las últimas semanas debido a la escasez de lluvias y un calor plenamente estival, pero la situación aún no es de peligro extremo porque los bosques, o al menos buena parte de los bosques, mantienen reservas del lluvioso invierno. "Aunque nunca podemos bajar la guardia, el nivel de humedad es aún bastante aceptable", resume Montserrat Barniol, directoral general de Ecosistemes Forestals i Gestió del Medi, del Departament d'Agricultura de la Generalitat. Las lluvias, eso sí, serían muy bienvenidas.

Desde el año 2012, cuando un gran incendio afectó al Alt Empordà, con cuatro víctimas mortales y 13.000 hectáreas quemadas, las siguientes temporadas han sido en Catalunya de una relativa bonanza.

"Debemos de estar vigilantes -prosigue Barniol- porque entramos en la peor época del año con un notable estrés hídrico". De hecho, los mapas que elabora diariamente el Departament d'Agricultura muestran que la situación es de "peligro alto" en diversas comarcas de la Catalunya central, el sur de Tarragona y el Baix Empordà. Las previsiones a largo plazo, que siempre hay que observar con cautela, indican que el verano será más cálido que la media de las últimas décadas.

"Los incendios son inherentes a nuestro clima y es muy posible que el riesgo de incendios aumente en los próximos años debido al cambio climático, por lo que la mejor arma de gestión es la prevención, incluyendo la educación ambiental", insiste Barniol. La directora general destaca el desbroce de arcenes en caminos y de perímetros protectores en urbanizaciones y núcleos de población "para rebajar la masa combustible". Según datos del año pasado, el cuerpo de Agentes Rurales realizó 24.500 actuaciones en actividades e infraestructuras generadoras de peligro, como líneas eléctricas y áreas recreativas. Agricultura destina este año 15 millones de euros a la prevención.

QUEJAS DE LOS PROPIETARIOS

Menos entusiasta se muestra Josep Maria Tusell, responsable técnico del Consorci Forestal de Catalunya, que agrupa a los propietarios de bosques. "Estamos a la cola en prevención por falta de presupuesto", denuncia. Tusell achaca la "falta de gestión" que sufren muchos bosques debido a la poca rentabilidad de la madera. El especialista lamenta, por ejemplo, las dificultades que está teniendo el sector de la biomasa para prosperar, el menor uno de la madera en la construcción y el expolio de piñas o setas que sufren muchos propietarios. "Los bosques producen muchos beneficios sociales, pero ello no revierte en su mantenimiento".

Su primer agente, Horacio Gaggioli, revela que su llegada al Barça solo se debió a "las circunstancias de la vida"