El Periódico

El alcalde de Mataró llama a la convivencia después de la polémica por la paella con cerdo

Los promotores del acto lamentan el eco que ha adquirido lo que tenía que ser "una comida entre amigos"

La asociación musulmana del barrio cree que el acto no se pensó con "espíritu integrador" y apoya el posicionamiento de la Asociación de Vecinos

El alcalde de Mataró llama a la convivencia después de la polémica por la paella con cerdo

Una imagen de la paella popular que se sirvió en el barrio de Rocafonda, Mataró, el pasado domingo.

JOAN SALICRÚ / MATARÓ

Martes, 20 de septiembre del 2016 - 18:14 CEST

El alcalde de Mataró, David Bote, quiso hacer este lunes una llamada a la convivencia y al respeto a los derechos individuales de todos los ciudadanos “sin entrar en provocaciones” después de la polémica generada a raíz de la organización de una paella popular en el barrio de Rocafonda por parte de algunos comercios del barrio.

El grupo promotor obvió la petición de la Asociación de Vecinos del barrio para que ésta no llevara cerdo y no generase así rechazo entre los musulmanes de la zona. Al no hacerlo se desató la polémica. El caso ha adquirido en las últimas horas un gran eco en las redes sociales y medios de comunicación, después de que el acto se celebrara, el pasado domingo, con gran éxito de público.

“La ciudad tiene retos muy importantes delante suyo y tenemos que hacer piña para afrontarlos”, afirmó Bote (PSC) a preguntas de los periodistas en una visita de obras en el barrio de Cerdanyola. Hoy no ha querido añadir nada más, intentando quitar hierro a una polémica que demuestra la fragilidad de la convivencia entre autóctonos e inmigrantes en barrios como el de Rocafonda de Mataró, con el 19,59% de población extranjera según los últimos datos disponibles.

"TENÍA QUE SER UNA COMIDA ENTRE AMIGOS"

Los organizadores del evento, por su parte, lamentan el revuelo ocasionado entre lo que tenía que ser “una comida entre amigos” que en el primer momento iba a hacerse en el interior de uno de los establecimientos convocantes y que “se hizo demasiado grande”. Creen que se ha montado una polémica artificial con el objetivo de desprestigiarles por parte de la asociación de vecinos, a la cual atribuyen la difusión de la información que algunos de los promotores son militantes del PSC y el PP.

“Eso no tiene nada que ver con ningún partido, por mucho que entre la organización haya militantes del PSC y el PP; también los hay de otros partidos. La cuestión es que la asociación de vecinos no representa a nadie, en el barrio; está controlada por VoleMataró [marca local de Podemos] y la CUP y quieren hacernos daño, hacernos quedar mal. Igual que Mónica Lora [PxC], que siempre se apunta a cualquier cosa que huela a racismo, para poder aprovecharlo políticamente”, afirman fuentes de la organización del acto, recordando que entre los convocantes hay comercios chinos y suramericanos.

Esta misma fuente recuerda que en fechas cercanas la Asociación de Vecinos ha llevado a cabo actividades donde había presencia de productos derivados del cerdo “y no ha pasado nada”.   

Aseguran también que comentaron la propuesta a varios comerciantes inmigrantes, que no les pusieron ningún impedimento aunque sí les anunciaron que no iban a asistir. Y que algunos inmigrantes sí llegaron a asistir a la paella, aunque sin comer.

LOS MUSULMANES LAMENTAN CÓMO SE LLEVÓ A CABO EL ACTO

Por su parte, Abdesamad El Bakali, el portavoz de la entidad musulmana del barrio -Al Ouahda- respalda la postura de la Asociación de Vecinos. “Este acto no se pensó de forma integradora, eso está clarísimo, y no estamos de acuerdo en qué se hiciera de esta manera. Nosotros nunca haríamos una cosa sectaria”, afirma.

Respecto el cruce de acusaciones entre la asociación de vecinos y los comercios promotores, reclama que “la asociación de vecinos sea integradora, unitaria. Tenemos que trabajar todos juntos por la paz en el barrio. Se nos trata como extraterrestres y queremos ser unos vecinos más del barrio”, ha añadido.

Más noticias de Mataró en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

El argentino suma ya 33 goles en lo que va de Liga, 14 más que Cristiano Ronaldo