El Periódico Economía

+Innovación

Venta entradas Los Secretos cabecera

OPINIÓN

Mujeres y tecnología

¿Por qué hay pocas mujeres en la tecnología o la robótica cuando son precisamente los futuros filones de empleo bien remunerado?

La brecha de género se tiene que buscar en la educación y los estereotipos culturales y sociales

Mujeres y tecnología

JOAN PUIG

Clase de 'coding' en la academia Ironhack.

Miércoles, 22 de febrero del 2017

El mundo tecnológico sigue siendo masculino. Las carreras de ingeniería e informática cuentan con una mayoría aplastante de estudiantes hombres y, consecuentemente, tan solo el 30% de las personas que trabajan en esta industria son mujeres. Las cifras son elocuentes. Solo una de cada cuatro de las grandes firmas tecnológicas de Silicon Valley cuenta con directivas en sus cúpulas y la mayoría de las start-ups de base tecnológica están lideradas por hombres. Es un fenómeno global que se replica en todo el mundo. Sin ir más lejos, entre los emprendedores tecnológicos en Catalunya apenas se cuentan una decena de mujeres al frente. ¿Por qué hay pocas mujeres en la tecnología o la robótica cuando son precisamente los futuros filones de empleo bien remunerado? A menudo se argumenta que ellas tienen las mismas posibilidades de acceder a estos estudios en igualdad de condiciones que sus homólogos masculinos y que si no lo hacen es porque no les interesa.

Sin embargo, expertos que han estudiado el fenómeno argumentan que el sesgo se tiene que buscar en fases anteriores al momento de elegir la carrera. Hay dos elementos importantes previos. El primero es la educación infantil, incluidos los primeros estímulos recibidos (coches y juegos de construcción para niños y muñecas y tareas de cuidado para niñas). El segundo es toda la correa de transmisión de estereotipos culturales y sociales. Está comprobado que cuando la madre es de profesión ingeniera las hijas y los hijos se sienten más atraídas por este tipo de actividades. Y además de los roles maternos y paternos existen también los mensajes que proyecta el cine, la televisión, la literatura y la publicidad. No existen apenas ejemplos de éxito de mujeres en estas áreas profesionales que sirvan de referentes a las niñas. Ni siquiera en la ficción infantil.

La directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, decía en un foro organizado por la Universidad de Stanford: "No educamos a nuestras hijas para ser igual de ambiciosas que nuestros hijos. El mes pasado la firma Gymboree vendía camisetas para niños con la frase: 'Tan listo como papá', y para niñas con: 'Tan guapa como mamá'. Y esto no es algo que estuviera ocurriendo en el año 1951, fue el mes pasado". Sandberg, que sabe bien lo que cuesta hacerse un sitio en un mundo de hombres, concluía: "Si una mujer acaba siendo poderosa y exitosa gusta menos, lo opuesto a lo que le ocurre a un hombre". La consejera delegada de Yahoo, Marissa Mayer, también expresaba en el mismo foro su preocupación por la falta de mujeres en el sector tecnología y advertía que esto es un problema en tanto que hay una gran carencia de licenciados en informática, ingeniería y robótica para cubrir las carencias de las empresas. Los gurús del foro de Davos predijeron en el 2015 que la cuarta revolución industrial será la de la robótica y la tecnología. ¿Van a quedarse las mujeres fuera?

TEMAS

Al Barça este verano se le abre la puerta de fichar a un futbolista como Mahrez