El Periódico Barcelona

+Barcelona

Miquel Porta Serra: "El glifosato actúa como un perturbador de hormonas"

El reputado epidemiólogo subraya que los riesgos para la salud de los herbicidas están probados y aplaude la medida del Ayuntamiento para erradicarlos

Miquel Porta Serra: "El glifosato actúa como un perturbador de hormonas"

JUAN LUIS ROD

El investigador Miquel Porta Serra posa en el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona. 

LUIS BENAVIDES / BARCELONA

Jueves, 20 de abril del 2017 - 20:00 CEST

Miquel Porta Serra (Barcelona, 1967), investigador del Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIM) y catedrático de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), celebra que el Ayuntamiento de Barcelona haya erradicado desde principios del 2017 el uso del glifosato para el mantenimiento del verde de la ciudad. Los riesgos para la salud del herbicida, subraya, están demostrados.

–Que se haya abandonado el glifosato en los espacios públicos es una muy buena noticia.
– Sí, sobre todo porque muchas veces el ciudadano se siente indefenso como individuo si los poderes públicos no actúan con firmeza para garantizar su salud, su bienestar. En el caso de la erradicación del glifosato, el Ayuntamiento ha actuado en defensa del medio ambiente y de la ciudadanía, especialmente de los más vulnerables: niños, mujeres embarazadas y personas mayores.

–El bienestar de la población, primero.
–Sí, en lugar de hablar tanto del fútbol, ‘brexit’ y banderas deberíamos preocuparnos más de lo que comemos, bebemos y respiramos. Y es muy importante que instituciones como el Ayuntamiento se preocupen de estos temas. Cuando actúan y explican pedagógicamente porqué lo hacen y cómo lo hacen el ciudadano experimenta que la política vale la pena. Y eso, ahora que reina el escepticismo respecto a nuestros gobernantes, que parecen más preocupados por escenificación y gesticulación, es importante.

–Barcelona es una de las primeras ciudades que elimina el glifosato. ¿Podemos decir que es un referente?
–No ha sido la primera en erradicar el glifosato, pero siempre ha sido un referente en este ámbito. Barcelona es la única ciudad de España que ha medido los compuestos químicos presentes en la sangre de sus habitantes. Ahora estamos recogiendo sangre por tercera vez. Empezamos en el 2002, repetimos en el 2006 y ahora estamos inmersos en la tercera fase. Esto forma parte de las ‘Encuestas de Salud’, y nos permite tener una fotografía de la contaminación interna de la población, a partir de una muestra al azar.

–¿Qué efectos puede tener el glifosato en la salud de las personas?
–El glifosato es una sustancia química con efectos indeseados. La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) –un organismo vinculado a la Organización mundial de la Salud (OMS)– lo incluyó en el 2015 en la lista de productos «probablemente carcinógenos».

–Se usaba desde hacía tres décadas para el mantenimiento de parques y jardines, como herbicida, pero poca gente podía imaginar que eran tan dañino.
–Aunque la gente es más consciente de la contaminación, porque pueden ver la boina gris que tapa la ciudad, el problema de los herbicidas es real. Es, parafraseando a Al Gore cuando hablaba del cambio climático, una ‘verdad incómoda. Los estudios demuestran que ese potente herbicida actúa como un perturbador de nuestras hormonas.

–Hablamos de estudios científicos, datos contrastados.
–Sí, estamos hablando de biomarcadores. Estamos hablando de hechos tan concretos como que se ha encontrado glifosato en la orina de personas. Y no somos alarmistas, porque más bien pecamos de prudentes.

–Todos hemos estado en contacto con él, de alguna manera, en algún momento.
–Se puede decir que todos estamos contaminados, en menor o mayor medida, por sustancias tóxicas que nos rodean. En el caso de ese herbicida, afortunadamente, no se acumula como otros. Aunque esta sustancia se excreta, se ha demostrado que una exposición continuada puede conllevar problemas de salud muy graves.

–¿Qué tipo de problemas?
–Algunos cánceres y trastornos hormonales. El problema es más grave de lo que parece y nos movemos poco a poco.

–Su trabajo como epidemiólogo es demostrar que los agentes químicos tienen efectos en la salud.
–Estudiamos la llamada contaminación interna, y ponemos de manifiesto la carga tóxica que llevamos dentro. Podemos hacer más, porque tenemos la capacidad técnica. Ahora solo faltan los recursos económicos.

–El ayuntamiento apuesta por la naturalización de los espacios, libres de productos químicos.
–Me parece bien, aunque no tengo ‘quimiofobia’. Debemos puntualizar que existen productos químicos inocuos, como algunos medicamentos, eficaces y seguros.

Páginas de información de la ciudad realizadas con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona.

TEMAS

Playas de Barcelona en los años 80
Envíanos fotos
de la Barcelona
preolímpica
Buscamos imágenes de cómo eran Montjuïc, la playa, El Prat o la actual Vila Olímpica.
ENVÍA TU FOTO

Marco Verratti ha enviado un mensaje claro al Barcelona, después de haber reafirmado su deseo de dejar el PSG