• Domingo 20 abril 2014, 07:57 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Julia Otero

Al contrataque

Julia Otero

Periodista

Mama chicho

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Viernes, 14 de diciembre del 2012 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Conocí a Silvio Berlusconi el otoño de 1989 en Milán, en la sede central de su, ya en aquella época, imperio mediático. Fininvest buscaba comunicadores para el inminente estreno de Tele5 en España, y yo presentaba y dirigía aquel año un programa de éxito en TVE llamado La Luna, diseñado por mi añorado Joan Ramón Mainat. Valerio Lazarov, su todopoderoso lugarteniente, fue la persona que insistió para que viese con mis ojos en Milán la televisión que arrasaba en Italia y que pronto asentaría su reinado en España. El patrón apareció unos minutos, dejó un regalo en mis manos (un reloj discreto de sobremesa) y desapareció. Berlusconi era ya un tipo inmensamente rico, aunque tenía todo el aspecto del cantante de cruceros que fue, pese a que yo ignoraba entonces su pasado. En apenas una década manejaba ya el 70% de toda la publicidad televisiva italiana.

Lazarov,
admirador sincero de don Silvio, me mostró aquel gigantesco barrio llamado Milano Due, construido por su jefe (el Pocero italiano, podríamos decir) desde cuyo corazón empezó la colonización televisiva con su Canale 5. Fue sorprendente recorrer aquellos glamorosos estudios y cruzarse con velinas en cada rincón. Velinas en recepción, en las salas de posproducción, en la cafetería, en los despachos, en los platós¿ rubias y morenas encaramadas a grandes tacones, metidas en faldas escasas o vaqueros cual segunda piel. Y también algunos hombres jóvenes, altos y guapos, velinos a fin de cuentas, repeinados como de primera comunión. Me contaron que Il capo dei capi daba órdenes estrictas de mejorar la realidad: la televisión era fantasía y todo lo que la rodease, debía inspirarla. Ni gordos, ni bajitos ni feos. De eso ya había mucho en las calles. En aquel ambiente general de Mama chicho, cualquiera hubiera salido corriendo. Yo, también.

Silvio Berlusconi gesticula durante una rueda de prensa en Roma, el miércoles. Gregorio Borgia | AP

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 76 de la sección de Contraportada de la edición impresa del día 14 de diciembre de 2012 VER ARCHIVO (.PDF)

El dilema

Cinco años después, en 1994, Berlusconi ya era primer ministro, una noticia excelente para sus negocios y para su deseo de convertir Italia en una empresa: su empresa. Durante sus mandatos, todos los canales públicos y privados de televisión estuvieron a su servicio.

Así no es tan difícil comprender por qué los italianos le han votado hasta tres veces para ser su presidente. Casi nadie cree que haya una cuarta, aunque esta semana Berlusconi hizo realidad esa amenaza, vestida con las frases populistas antigermanas que «il popolo» quiere escuchar. Puede que tenga razón cuando dice que Angela Merkel se beneficia de la crisis del Sur para reducir sus deudas, pero quien está acusado de prostitución de menores, corrupción y abuso de poder no puede ser en modo alguno la alternativa.

Aquí surge el gran dilema para las más firmes convicciones democráticas: ¿preferimos a un tecnócrata como Mario Monti puesto a dedo por las élites o a un político como Berlusconi escogido por los ciudadanos en las urnas? ¿Democracia o despotismo ilustrado? Les juro que nunca me hubiera imaginado planteándome esa disyuntiva.

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com