El Periódico

D?o Din?mico 2015

La clave

Juancho Dumall

Director Adjunto

Navarro, salvado por la campana

@JuanchoDumall

Jueves, 29 de noviembre del 2012

Al PSC, el domingo, le salvó la campana. Sus resultados fueron malos, muy malos, pero no tanto como los de CiU. Eso permitió a los socialistas que su descalabro no apareciera, ¡por fin!, en el titular de portada para caer al más discreto segundo subtítulo. Inmediatamente, las artes de birlibirloque de sus portavoces empezaron a presentar el desenlace del 25-N si no como un éxito, sí como el final de la pesadilla. El mensaje era que el partido había resistido en las peores condiciones, en un debate muy polarizado por el soberanismo, con un cambio de liderazgo reciente y sin que un manto de olvido hubiera caído aún sobre la gestión de los denostados Zapatero y Montilla.

La campana milagrosa salvó también al PSC y a su líder, Pere Navarro, cuando una mano misteriosa decidió no hacer estallar el caso Mercuri en plena campaña electoral. Nunca sabremos qué hubieran hecho los 19.191 ciudadanos de Sabadell que votaron al PSC (el 18,19%) o los 3.217 que lo hicieron en Montcada i Reixac (20,04%) en el caso de que la imputación de los alcaldes de ambas localidades, Manuel Bustos y María Elena Pérez, se hubiera conocido, por ejemplo, el viernes anterior. Tampoco sabremos cómo le hubiera ido en las urnas al mensaje regeneracionista de Navarro si los catalanes hubieran sabido que su jefe de campaña ha sido acusado de presionar a la alcaldesa de Montcada para que colocara en el ayuntamiento a una exalto cargo de la Generalitat.

Pero lo que sí sabemos es que el primer secretario del PSC está hoy mucho más débil para afrontar el delicado ciclo político que se ha abierto en Catalunya tras el descalabro de Artur Mas.

Jueces y democracia

La oportunidad de las decisiones judiciales en la batalla política es uno de los temas más conflictivos en nuestra democracia, en la que no hay proceso electoral que no se vea salpicado por algún escándalo. Una decisión de un juez no puede ser un torpedo que le estalla a un partido en la jornada de reflexión. Pero tampoco debemos dejar a jueces y fiscales la decisión de congelar o no órdenes que pueden alterar la percepción que los ciudadanos tienen de los candidatos.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario