• Miércoles 30 julio 2014, 17:05 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Joan Barril

BUCÓLICOS ANÓNIMOS

Joan Barril

Periodista

El arte del sombrero

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Sábado, 20 de octubre del 2012 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Hay unos días al año en que el sombrero llama desde dentro del armario y hay que atenderle. Uno de esos días es el día de lluvia. En Catalunya tenemos un excesivo sentido del ridículo por todo aquello que supere la normalidad. Y la normalidad es ir sin sombrero. Cuentan los historiadores que al final de la guerra civil se publicaron en la prensa del régimen -es decir, toda- unos curiosos anuncios las sombrererías bajo el eslogan Los rojos no llevaban sombrero. Mala afirmación aquella, porque con el tiempo el sombrero desapareció de las cabezas catalanas como prueba evidente de que habíamos regresado al rojerío.

Escaparate de la sombrerería Obach, en la calle del Call, 2, en diciembre del 2010. ARCHIVO / EDWIN WINKELS

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 34 de la sección de cv Gran Barcelona de la edición impresa del día 20 de octubre de 2012 VER ARCHIVO (.PDF)

Y sin embargo no hay nada mejor para resguardarse de la lluvia pertinaz como un sombrero, con alas o sin ellas. Todo sería más fácil si en Catalunya dispusiéramos de un tocado nacional que sirviera para todo tipo de tiempo. Así los vascos y sus enormes boinas, o las gorritas francesas o el Stetson habitual de los ciudadanos del oeste de Estados Unidos, o el sombrero de fieltro verde con pluma a un lado que lucen los bávaros en las fiestas de guardar. Cubrirse la cabeza de las gotas casi corrosivas de la lluvia ha sido una constante en la historia de la indumentaria. Pero en Catalunya nos quedamos simplemente con esa suerte de media capilar llamada barretina, cuyos méritos no son precisamente los de evitar el agua ni refrescar el cráneo. La barretina ha desaparecido porque sencillamente no servía para nada.

Hay pocas sombrererías en Barcelona. Una de las más veteranas es la sombrerería Obach, en la calle del Call número 2. Ahí compré un magnífico Panamá, ese sombrero blanco de paja que se fabrica preferentemente en Ecuador y que debe su nombre a los trabajadores del canal y al presidente Theodore Roosevelt que, de visita a las obras, no dudó en calzarse un magnífico Panamá Montecristi. Existen, pues, sombreros de temporada, porque los panamás son para el verano. Pero no hay un sombrero estándar para la lluvia otoñal de Barcelona. Hay gente que va disfrazada con algún remedo del sombrero de Indiana Jones. Pero se necesita un cierto arte para llevar sombrero. Arte y colgadores, porque en los cafés ya casi han desaparecido las perchas en las que se colgaba el sombrero y, una vez sentados, no sabemos qué hacer con él.

Ayer fue un día para la conversión de los neófitos sombreristas. Sobre todo los calvos, que saben que una cabeza húmeda lleva inevitablemente al resfriado. El sombrero tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Entre las ventajas está el gesto de intentar saludar a las señoras con un imperceptible ademán de intentar sacarse la prenda de la cabeza. Ese gesto se ha de hacer con discreción, no con el sombrerazo de los tres mosqueteros. El inconveniente es el viento, sin duda el gran enemigo de todos los tocados. El viento destroza los paraguas, levanta las faldas y se lleva los sombreros hasta el asfalto o, peor aún, hacia el mar.

Y sin embargo las sombrererías son pequeños templos de una prenda que se intuye eterna, cuando en realidad el sombrero debería cambiarse cada año. Nunca sabremos los secretos que anidan bajo el fieltro de un buen sombrero urbano. En realidad no se trata de una manera de cubrirnos la cabeza sino de un instrumento para mantener en suave ebullición el pensamiento de los paseantes.

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com