El Periódico

Venta anticipada Raimon en el Auditori 2015

DIRECTO Sigue la comparecencia de Artur Mas tras la convocatoria de las elecciones del 27-S

La clave

Iosu de la Torre

Subdirector

El clamor de Willy Uribe por Reboredo

@IosudelaTorre

Sábado, 29 de diciembre del 2012

Willy Uribe tuvo un arrebato muy meditado -no son términos contradictorios- y decidió declararse en huelga de hambre para reclamar el indulto de un hombre al que no conocía, David Reboredo.

Ayer, día de los Inocentes y del discurso hueco del presidente Rajoy, en el papel de Poncio Pilatos, el escritor y fotógrafo vasco, sumó 18 días y 500 noches de reivindicación. ¿Por qué el sacrificio? Lo explicó claro en este diario en la sexta jornada («contra la política del Gobierno que conmuta la pena de cuatro mossos torturadores o a un banquero» y no repara en el heroinómano rehabilitado, condenado a siete años por intercambiar papelinas de heroína con otro adicto) y dejó escrito en nuestra web el envío de un correo electrónico al rey Juan Carlos y a la Cruz Roja. Podría ser un cuento de Navidad con moraleja, pero yo de momento la única que obtengo es la de la desconfianza de la gente y el silencio miserable del gobernante.

El eco de Twitter

Los amigos de Uribe han agitado el Twitter con ahínco, aunque sin el aluvión esperado en tuiteos y retuiteos. El ejército de mudos es llamativo. Basta con entrar en la red y clicar la cuenta @WillyUribe_WU para comprobar los muchos destinatarios que han esquivado la llamada.

Gente importante que, por incredulidad o fuga estacional, no ha ampliado el eco de una causa justa. Es más fácil sacudir en la calva del ministro José Ignacio Wert que exigir el indulto de un exdrogadicto.

«Aguantaré vivo hasta que lo saquen. A Rajoy no le hará gracia que en Alemania sepan que vivimos en un país subdesarrollado políticamente», decía el huelguista hace 12 días. Anoche se mantenía firme. Por la mañana, llegó la noticia de que el Supremo reducía la condena de Reboredo pero no hasta el tope que le permitiría salir a la calle y abrazar a su hija. ¡Ah!, y Rubalcaba, que pinta menos que el zombi Zapatero, aseguró que él lo indultaría. Claro, el PSOE no gobierna ni se le espera.

Uribe, resiste. Tu libro Allí donde ETA asesinó muestra tu valentía. Ojalá que muy pronto puedas escribir el de la libertad del hombre nuevo, David Reboredo.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario