El Periódico

Venta entradas Los Secretos cabecera

Trump amenaza con "grandes aranceles" a General Motors por deslocalizar y Ford renuncia a una planta en México

"Que GM produzca en EEUU o que pague", dice el presidente electo en Twitter

Ford ampliará una fábrica en Michigan en vez de construir una nueva en el país vecino como "voto de confianza" en la nueva etapa

Trump amenaza con "grandes aranceles" a General Motors por deslocalizar y Ford renuncia a una planta en México

REUTERS / JONATHAN ERNST

Donald Trump en un acto de la campaña electoral estadounidense.

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Martes, 3 de enero del 2017 - 14:09 CET

Una vez más, el presidente electo de EEUU, Donald Trump, ha causado revuelo a través de Twitter. En esta ocasión, con un 'recado' a la todopoderosa multinacional del automóvil General Motors: "General Motors está enviando el modelo mexicano de Chevy (Chevrolet) Cruze a los concesionarios de automóviles de EEUU, sin impuestos, a través de la frontera. ¡Que produzca en EEUU o que pague unos grandes aranceles!", ha tuiteado Trump, quien asumirá la presidencia el próximo 20 de enero.

Tras el tuit de Trump, General Motors dijo en un breve comunicado que produce la versión sedán del Cruze en Ohio: "Todos los Chevrolet Cruze sedán en venta en EEUU son producidos en la planta de montaje de GM en Lordstrom, Ohio. GM produce el Chevrolet Cruze de cinco puertas para mercados globales en México y un pequeño número es vendido en Estados Unidos", explicó el fabricante.

Las medidas proteccionistas para la industria estadounidense y la imposición de aranceles aduaneros a las empresas que deslocalicen la producción constituyeron una de las bazas electorales de Trump en campaña, en especial en los estados industriales más castigados por los efectos del libre comercio, algunos de los cuales, como los deprimidos Pensilvania y Michigan, acabaron siendo decisivos en las elecciones del pasado noviembre.

"VOTO DE CONFIANZA" DE FORD

Así las cosas, Ford, el otro gigante automovilístico estadounidense, anunciaba horas después que cancelaba la construcción prevista de una planta en México y que desviaba la inversión -700 millones de dólares- a Michigan, lo que supondrá la creación de 700 puestos de trabajo. El consejero delegado de la firma, Mark Fields, ha calificado la medida de "voto de confianza" en el "entorno favorable a las empresas" que el presidente electo está creando, y negó haber llegado a un acuerdo con él. "No hay ningún trato con Trump, lo hicimos por nuestro negocio", ha declarado este martes en una entrevista en la CNN.

El año pasado, Ford anunció una inversión de 1.600 millones de dólares en una nueva planta en México para fabricar el Ford Focus. Tras el cambio de planes, el Focus se producirá en México, pero en una fábrica ya existente, y se ampliará la planta de Flat Rock, en Michigan, para fabricar más vehículos eléctricos y sin conductor. Ford cree que en 15 años se venderán más vehículos eléctricos que de gasolina.

Durante la campaña electoral, Trump acusó a Ford de despedir a miles de trabajadores en EEUU para desplazar parte de su producción a México, y prometió aplicar un arancel del 35% a la venta en territorio estadounidense de los vehículos fabricados en el país vecino. Posteriormente, el presidente electo se atribuyó la decisión de Ford de producir una serie de camiones semipesados en EEUU en vez de en México. Ford se vio obligado entonces a emitir un comunicado negando que Trump influyese en sus decisiones de inversiones en México y que la decisión de producir los camiones en EEUU. se tomó en el 2011.

EL CONGRESO SE PONE EN MARCHA

El Congreso, liderado por los republicanos, inicia por su parte este martes un nuevo periodo de sesiones en el que deberá comenzar a implantar la agenda del presidente electo: recortes de impuestos, derogación del 'Obamacare' y marcha atrás en las regulaciones financieras y ambientales impulsadas por Barack Obama.

El jugador italiano se deja querer por la Juventus