El Periódico

ÚLTIMA HORA El COI se lava las manos y no veta la participación de Rusia en los JJOO de Río

Son niños, son sirios, son refugiados, y te miran a los ojos para contarte sus sueños

Un fotógrafo de la agencia Associated Press retrata a críos en un campo en Jordania

Los sueños de los niños refugiados sirios

M. MUHEISEN / VÍDEO: RICARD FADRIQUE

Miércoles, 16 de marzo del 2016 - 13:48 CET

  • La pequeña Aya Bandar, de seis años, cuya familia procede de Hama.

  • Hammad Khadir, de tres años, viene de la región siria del Hassakeh.

  • Mohammed Bandar, de 12 años: "Quiero ser médico para ayudar a la gente".

  • Hanan Khalid tiene stiete años y vive en el campamento de Mafraq, en Jordania.

  • Rakan Raslan tiene 11 años y recuerda como cuando vivía en Hama (Siria) iba a la escuela y tenía amigos. Ahora que no está escolarizado expresa su preocupación. "Sin estudios lo más que puedo aspirar a ser es chófer", dice.

  • Zahra Mahmoud tiene cinco años y vive con su familia en el campo de refugiados de Mafraq, en Jordania.

  • YAsmeen Mohammed, de 11 años: "Echo de menos mi vida en Siria. Solo quiero volver a la escuela y ver a mis amigos".

  • Mariam Aloush, de ocho años, confiesa que se acuerda de su escuela y que su único deseo "es regresar".

  • Mona Emad, de cinco años: "Yo quiero volver a Siria pero mi padre me dice que él quiere ir a los Estados Unidos".

  • Ahmad Zughayar, de seis años, aún recuerda "el sonido de los bombardeos sobre las casas en Deir Ezzor".

  • Mayada Hamid, de ocho años: "Ya no recuerdo nada de Siria".

  • Hiba So'od tiene seis años y dice: "Quiero ser profesora".

  • Amna Zughayar, a sus nueve años, vive en el campo de refugiados de Mafraq.

  • Zahra al Jassim, de 10 años, confiesa: "Sueño con volver a Siria para ver a mis amigas Raghida y Halima".

El pasado septiembre, el mundo se conmovió con la fotografía del cadáver del pequeño Aylán Kurdi, boca abajo en la arena de una playa turca. Esa instantánea se convirtió en el icono del desgraciado sino de los dos millones de niños refugiados sirios que han tenido que, junto a sus familiares, abandonar de la guerra de Siria para evitar morir bajo las bombas.

La inmensa mayoría se han quedado en países vecinos como Jordania, Líbano o Turquía, mientras que miles de ellos han emprendido el camino a Europa empujados por el anhelo de una vida mejor.

Son niños que no sonríen a cámara. Pero que se han dejado fotografiar por el fotógrafo de Associated Press Muhammed Muheisen. La guerra no les amputado sus ganas de soñar. Por eso, como cualquier crío, en cualquier lugar del mundo, cuentan que quiueren ser de mayores.

SUEÑOS Y ESPERANZAS

Chavales como Mohamed Bandar, de 12 años, que confiesa su ilusión de "convertirse en médico para ser capaz de ayudar a la gente"; como Hiba So'od, que a sus seis años ya sabe que quiere "ser profesora"; como Ahmad Zughayar, que recuerda el sonido de los bombardeos en su ciudad, Deir Ezzor.

Chicos que han sido retratados en un campo de refugiados sirios de Mafraq, en Jordania. Niños que, pese a la guerra y el exilio, siguen ahí, están vivos y retan con sus miradas a un mundo que les ha abandonado y que no es digno de mirarles a los ojos.

Tras acometer todos los fichajes deseados, la plantilla cuenta con overbooking en algunas posiciones y hay otros conflictos. El Barça no cierra la puerta a una venta millonaria que iría muy bien, pero los jugadores deben mojarse

Leo Messi es la gran sorpresa en la lista para el stage de Inglaterra tras adelantar una semana su regreso