El Periódico

CONFESIONES DEL EXPRESIDENTE FRANCÉS

Sarkozy hace un repaso a sus errores en un libro

Sarkozy hace un repaso a sus errores en un libro

AP / CRISTOPHE ENA

Nicolas Sarkozy.

Domingo, 24 de enero del 2016 - 19:03 CET

En el cuartel general de Los Republicanos se han disparado las alarmas. La ‘maison Sarkozy 'corre peligro. A 10 meses de las primarias para elegir al cabeza de lista de los conservadores en las presidenciales del 2017, la popularidad del expresidente se tambalea. Superado en los sondeos por su principal rival en la contienda interna, el exprimer ministro Alain Juppé, el brío con el que hace algo más de un año volvió a la primera línea de la política se ha evaporado y su liderazgo en el partido está más que cuestionado.

También la opinión pública le ha dado la espalda. El 60% de los franceses cree que su tiempo ha pasado y siete de cada diez franceses sospechan que a Sarkozy le mueve un espíritu revanchista. Genera rechazo incluso en la mitad de los simpatizantes de derecha, que le ven más como un problema que como una solución. Entre los reproches más frecuentes que le hacen está el de no reconocer sus errores.

Pues bien, una buena dosis de ‘mea culpa’ es precisamente lo que contiene ‘La France pour la vie’ (Francia de por vida’), 264 páginas en las que Sarkozy hace inventario mezclando testimonios personales y reflexiones sobre el futuro.

Examen de conciencia

El libro sale a la venta este lunes 25 de enero, a tres días de su 61 cumpleaños. Más que una obra de memorias, es un examen de

Más que unas memorias el libro es un examen de conciencia antes de intentar un nuevo asalto al poder

conciencia que marca el punto de partida para intentar un nuevo asalto al poder.

El tono de la obra, que Sarkozy ha escrito a mano, lo ofrece desde la primera página con una cita de Confucio: “El arquero es un modelo para el sabio. Cuando no da en el centro de la diana busca la causa en sí mismo”. Repasa las reformas clave de su mandato y los desaciertos, tanto de forma como de fondo, cometidos en los cinco años que ocupó el Elíseo. Hasta 27 errores ha reconocido, según el cómputo del diario ‘Le Figaro’.

Entre ellos, no haber ido hasta el final con algunas reformas emblemáticas, como la de eliminar el límite laboral de las 35 horas semanales, o episodios en los que su carácter colérico le pasó factura, como el famoso ‘lárgate, pobre gilipollas’ con el que reaccionó al insulto de un visitante en el Salón de la Agricultura y que ahora ve como una “tontería”.También considera una “torpeza” haberse apresurado a embarcar en el yate de su multimillonario amigo Vincent Bolloré para pasar unos días de vacaciones nada más ganar las elecciones.

No hay en cambio rastro de remordimiento por sus almuerzos en el lujoso restaurante Fouquet’s o sus conferencias remuneradas, a las que no tiene la intención de renunciar. Tampoco se extiende sobre el llamado ‘caso Bygmalion’, la sombra de la financiación ilegal de su campaña del 2012 . “No se podrá creer pero es la pura verdad, lo juro: no sabía nada de esta empresa hasta que estalló el escándalo”.

HOLLANDE, JUPPÉ, CARLA BRUNI

Entre los diez capítulos del libro hay espacio para opinar sobre rivales políticos (“lo más chocante en la postura de Hollande es su relación malsana con el dinero”),  rivales de partido (“El tranquilo Juppé está a menudo rodeado de cierta agitación) y también sobre su matrimonio con Carla Bruni.“He sufrido tanto, sobre todo de niño, por no haber tenido la familia con la que soñaba, que estoy dispuesto a todo por proteger la mía de manera casi obsesiva. Por eso me quise casar con Carla tan rápidamente en el 2008”.

Habrá que esperar para ver si el acto de contrición da sus frutos y Sarkozy reconquista la confianza de sus conciudadanos, pero hay antecedentes poco alentadores. En 1984, tres años después de su derrota, Valéry Giscard’Estaing publicó ‘Dos de cada tres franceses’, un ensayo escrito lejos del poder con el que quiso caminar de nuevo hacia el Elíseo. El libro tuvo un gran éxito, pero su objetivo se saldó con un sonoro fracaso.

TEMAS

El Real Madrid encadenó su tercer empate consecutivo ante el Borussia Dortmund, el tercer rival seguido curiosamente cuya equipación es amarilla. Una vez más, el equipo de Zidane se limitó a esperar que decidieran sus artilleros, pero esta vez no fue suficiente

El FC Barcelona se mide al Borussia Mönchengladbach en la segunda jornada de la Champions League con el objetivo de repetir la buena imagen exhibida en su debut frente al Celtic de Glasgow