El Periódico

Entradas MOUSTACHE

TENSIÓN EN LA CONFERENCIA DE MÚNICH

Rusia advierte de que el mundo se dirige hacia una "nueva Guerra Fría"

El primer ministro ruso, Dimitri Medvédev, sale al paso de las acusaciones de Francia y niega que los aviones rusos estén bombardeando a la población civil en Siria

Rusia advierte de que el mundo se dirige hacia una "nueva Guerra Fría"

EFE / ANDREAS GEBERT

El primer ministro ruso, Dimitri Medvédev, en Múnich.

Sábado, 13 de febrero del 2016 - 19:42 CET

El primer ministro ruso, Dimitri Medvédev, ha alertado de que el mundo si dirige hacia una "nueva Guerra Fría", en referencia a las tensiones que mantiene Moscú y Occidente en conflictos como el de Siria o Ucrania. "A veces me pregunto si estamos en 2016 o en 1962", ha dicho Medvédev en la intervención que ha tenido en la Conferencia de Seguridad que se celebra este fin de semana en Múnich.

Medvédev ha acusado a la OTAN de actuar de "forma poco amistosa" contra Rusia y dijo que hay que dejar las diferecias de lado cuando de lo que se trata es de vencer al terrorismo yihadista. "El terrorismo es un problema de la civilización. Es ellos o nosotros. No hay medias tintas. Hay que poner de a un lado nuestras diferencias y mostrarnos unidos", ha señalado el primer ministro ruso.

En la Conferencia de Segurida de Múnich, a la que asisten jefe de Estado y de Gobierno, Medvédev ha remarcado la necesidad de mantener abierto el diálogo y de estrechar la colaboración militar con los Estados Unidos en el frente sirio. “Nuestras posiciones difieren, pero no estamos tan alejados como hace 40 años”, ha subrayado.

FUERTES CRITICAS

Pero la posición rusa en la crisis siria sigue recibiendo fuertes criticas por parte de Occidente. Como ya hizo el presidente francés, Francois Hollande, su primer ministro, Manuel Valls, también ha aprovechado la cita en la ciudad alemana, conocida como el 'Davos de seguridad', para exigir a Rusia que cese los ataques aéreos sobre la población civil en Siria.

"No hay pruebas de que estemos bombardeando civiles, aunque nos estén acusando de hacerlo", se ha defendido el primer ministro ruso. "Rusia no está intentando lograr objetivos secretos en Siria, sino simplemente proteger nuestros intereses nacionales", ha afirmado. El presidente sirio, Bashar el Asad, que cuenta con el apoyo militar y político de Rusia, afirmó el viernes que el objetivo de Damasco es "controlar todo el país".

En la Conferencia de Múnich también se ha recriminado a Moscú su política en Ucrania. “Señor (Vladimir) Putin, esto no es una guerra civil en Ucrania, es tu agresión, tus soldados ocupando mi país”, ha dicho el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, dirigiéndose al mandatario ruso, que no ha asistido a la conferencia.

El central se defendió de las críticas que ha recibido en las últimas semanas cargando contra "los genios que comentan por la tele"