Italia, un país a la deriva

Los italianos acuden a las urnas en el contexto de una crisis no solo económica

La recesión, la corrupción y la depravación moral han agrandado la brecha entre la calle y la política

Domingo, 24 de febrero - 10:00h.

La crisis que atenaza a Europa y 18 años de gobiernos conservadores, con dos breves paréntesis progresistas, han sumido a Italia, que celebra elecciones legislativas este domingo y el lunes, en una crisis que no es solo económica, sino también política, social y ética. El Gobierno que salga de las urnas deberá reactivar la producción, lo que no conseguirá si antes los ciudadanos no recuperan la confianza en sí mismos y en las clases política y económica que dirigen el país, tocadas por una corrupción universal.

Una nueva clase dirigente deberá repartir mejor la riqueza y recuperar los derechos personales y colectivos que, con el pretexto de la crisis, se están recortando o suprimiendo. Como los griegos antiguos, que tuvieron un Olimpo de dioses inadecuados, los italianos sean tal vez mejores que sus gobernantes.

>>Lea la información completa sobre las elecciones italianas en e-Periódico