El Periódico

Entradas MOUSTACHE

Elecciones presidenciales en Perú

El padre de Ollanta Humala se presenta como candidato de la oposicón en Perú

Issac Humala, de 84 años, hace tres años que no se habla con el presidente peruano y dice que hay que salvar al país de la corrupción y la criminalidad

El padre de Ollanta Humala se presenta como candidato de la oposicón en Perú

AFP / ERNESTO BENAVIDES

Jueves, 14 de enero del 2016 - 12:07 CET

“Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada”. Así comienza Ana Karenina, la inmortal novela de León Tolstoi que podría tener en Perú a los Humala como parte de una adaptación televisiva atravesada por el rencor, la deslealtad y el infortunio. 

Ollanta Humala concluye en agosto su presidencia con una popularidad de apenas el 11%. Su padre y maestro, Issac, no solo lo ha despreciado políticamente: se ha decidido a participar en las elecciones generales de abril como candidato a vicepresidente  de un partido opositor, Siempre Unidos, que postula a la presidencia al médico Felipe Castillo.

Para Isaac es necesario salvar el Perú de la corrupción y la criminalidad. Mientras tanto, Antauro, hermano de Ollanta y, según su padre, el hombre que debió de llegar al poder, podría abandonar la prisión en la que se encuentra desde 2005 en el mes de abril, mes de las elecciones persidenciales.  Detrás de los barrotes, Antauro maldice a Ollanta. Dice que en nada se parece al militar con el que compartió en el 2000 una sublevación de opereta contra el entonces presidente Alberto Fujimori y cinco años más tarde contra Alejandro Toledo.

A los 84 años, el abogado al que todos llaman don Issac no se cansa de decir que a Ollanta le lavaron la cabeza. En los años cincuenta fue miembro del Partido Comunista. Después fundó el Movimiento Etnocacerista, que, reivindica el poderío y la identidad del Imperio inca o Tahuantinsuyo de la época prehispánica y el nacionalismo de las Fuerzas Armadas de la época republicana.

CUMPLIR CON EL EJÉRCITO

Isaac educó a los hijos con la misión explícita de cumplir su programa político y  consideró que la mejor manera de hacerlo era desde el Ejército. El sueño de ver a uno de ellos con la banda presidencial se transformó en pesadilla: se trató, a su criterio, del hijo equivocado. Era Antauro el merecedor de ese privilegio. Pero el hijo menor cumple una condena de 19 años por liderar un levantamiento armado que terminó con seis muertos.

“Considero que mis ideas son útiles para el país en estos momentos. La Nación está prácticamente bajo ocupación económica extranjera, y hasta militar también”, dijo Issac al explicar su decisión de presentarse como candidato. Las aspiraciones electorales sorprendieron a Ollanta. Ellos no se hablan hace tres años.

El presidente fue explícito: su padre no puede competir. La Ley Orgánica de Elecciones impide que postulen parientes del Jefe del Estado, ya sean padres, abuelos, bisabuelos, hijos, nietos, bisnietos, tíos, primos, sobrinos, esposa, suegros, yernos o cuñados. “Debe aplicarse la ley, aquí nadie tiene corona", dijo Ollanta. “No tengo corona, es un derecho: que se pronuncie el tribunal”, le respondió el padre.

              “Antauro es un presidenciable que está guardado (en la cárcel). Es un preso político. Él ha hecho una sedición, un levantamiento armado para que renuncie (Alejandro) Toledo”, añadió, orgulloso, el padre. Antauro, quien, antes de entrar en prisión, se mostraba a favor de “democratizar la guillotina” y fusilar a los homosexuales, quedará en libertad “a más tardar” en abril, de acuerdo con Carmen Huidobro, jefa del equipo de abogados del militar detenido.

              Las elecciones de abril contarán con la participación de 19 contendientes. Una reciente encuesta de GFK da cuenta de que Keiko Fujimori, hija del dictador condenado a prisión perpetua, obtendría en primera vuelta el 30% de los votos. La siguen el economista Pedro Pablo Kuzcynki (11%), el magnate César Acuña (8%) y los ex presidentes Alan García y Alejandro Toledo (5% y 3%, respectivamente). El oficialista Daniel Urresti llega apenas al 2%.

Los blaugrana han cedido un tercio de los puntos que se han disputado en las catorce jornadas