El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN

Noruega expulsa refugiados por el Ártico a -30ºC

Familias sirias y afganas con niños corren el riesgo de ser deportadas a Rusia en pleno invierno

La ONU critica el endurecimiento de la ley de asilo pero el Gobierno se niega a rectificar

AGENCIAS / OSLO

Sábado, 23 de enero del 2016 - 15:36 CET

Las deportaciones a Rusia de refugiados llegados a Noruega por el Ártico, donde las tempetaturas alcanzan estos días los -30ºC,  han generado controversia en este país y críticas de organismos internacionales. La policía expulsó a 13 refugiados el martes, tras lo cual varias personas lograron escapar del centro de acogida de Kirkenes el jueves, ayudados por la asociación "Refugiados, bienvenidos al Ártico", tres de cuyos miembros han sido multados.

"Algo está muy mal, la gente está desesperada. Huyen de Kirkenes para evitar ser enviados de vuelta a Rusia", declaró Olav Øygard, obispo de la diócesis de Nord-Hålogaland.

Familias con niños

Desde el miércoles están suspendidas las deportaciones, oficialmente por motivos logísticos. Pero en la lista para ser expulsados figuran familias con niños, entre ellos una niña autista de cinco años y un bebé de 18 meses, denunció "Refugiados, bienvenidos al Ártico", que tras difundir algunos casos ha conseguido que las autoridades accedan a revisar sus solicitudes de asilo.

El Gobierno de derechas noruego, en el que participa un partido populista anti-inmigración, aprobó hace dos meses, con el apoyo entre otros del opositor Partido Laborista, un endurecimiento de las leyes de asilo para frenar la oleada de refugiados llegados por el norte del país. Desde el verano, unas 5.500 personas (sobre todo sirios y afganos), han llegado a Noruega utilizando la ruta de Ártico, cuando la media anual era de una veintena.

La nueva normativa, que permite devolver a Rusia a quienes tengan permiso de residencia o visado en ese país sin considerar su solicitud de asilo en Noruega, empezó a aplicarse a finales del otoño , pese a las críticas de la Alta Comisioría de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que denuncia su carácter sistemático. Unas 200 personas fueron deportadas a Murmansk. La llegada del invierno, con las gélidas temperaturas en la zona, y el plazo de medio año para las deportaciones acordado con Rusia han obligado a agilizar las expulsiones, lo que ha aumentado la polémica.

Uno de los casos que más impacto ha tenido en la opinión pública noruega es de una pareja siria cristiana con tres hijos que en su huida compró un visado ruso de múltiples entradas, en lugar de un visado de tránsito. "Cuando pagamos 22.000 dólares para poder hacer la ruta del Ártico hacia Noruega, no teníamos ni idea de qué visado habíamos recibido en Rusia. Antes de la guerra en Siria, jamás habíamos salido al extranjero", denunció la madre Dallia Asad a la agencia noruega NTB.

"Nos envían a la muerte"

"La policía noruega nos envía a la muerte", denunció la mujer. La presión forzó a las autoridades de inmigración a revisar el dosier. En Rusia, el examen de una demanda de asilo puede tardar años, periodo en el que los solicitantes corren el riesgo de ser arrestados o expulsados a su país de origen. En seis años, solo dos sirios han obtenido el estatus de refugiado en Rusia, de entre 5.000 demandas.

"Es una ruleta rusa porque no están seguros de conseguir el asilo, deben pagar normalmente sobornos para conseguirlo y suelen tener problemas con los servicios de seguridad", denuncia Marek Linha, responsable de NOAS, una oenegé noruega de apoyo a los solicitantes de asilo.

El Partido de la Izquierda Socialista, una formación minoritaria en el Parlamento noruego, ha invitado a los grupos de centro y a los laboristas a obligar al Gobierno a parar las deportaciones, una idea que sin embargo han rechazado. La primera ministra, la conservadora Erna Solberg, ha respondido que el Gobierno continuará con las deportaciones y ha subrayado que confía "en el juicio de las autoridades de extranjería en cada caso individual".

Noruega recibió el año pasado a 31.145 solicitantes de asilo, una cifra récord para el país y que supone casi el triple que la de 2014, según datos oficiales. El jefe para Europa de la ACNUR, Vincent Cohetel, ha expresado su esperanza de que las autoridades noruegas rectifiquen y "mantengan la tradición humanitaria que les ha caracterizado en las últimas décadas".

Lagarde advierte del riesgo que desaparezca Schengen

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha señalado en el Foro Económico Mundial de Davos  que la crisis de refugiados en Europa ha llegado a un punto en el que debe ser resuelto o puede amenazar la continuidad de Schengen, el espacio europeo de libre circulación de personas. Lagarde suma sí su voz a la de otros dirigentes europeos en Davos, como el primer ministro francés, Manuel Valls, y el holandés, Mark Rutte, que han estimado que la masiva llegada de refugiados a Europa pone en riesgo a las propias instituciones europeas, incapaces de hallar una solución a esta crisis.

TEMAS

Mascherano alimentó las dudas sobre su futuro en una entrevista en la televisión argentina 'TyC'

Stephan Lichsteiner, titular hasta ahora en el lateral derecho de la Juventus, ha publicado un mensaje más que sospechoso en Instagram