El Periódico

Canet Rock 2015

CAMPAÑA ELECTORAL EN ITALIA

Monti ofrece a todos los partidos propuestas a las que adherirse

El primer ministro italiano desvelará el viernes si se presenta a las elecciones

ROSSEND DOMÈNECH / Roma

Lunes, 17 de diciembre del 2012 - 11.14 h

Mario Monti, en Milán, de paseo con su hija Federica.

El actual primer ministro italiano Mario Monti no entrará directamente en política con una lista suya, sino que presentará una agenda de reformas a todos los partidos para que los electores puedan qué formación garantiza más sus criterios. Será una especie de opa sobre las elecciones y al mismo tiempo una arriesgada jugada de póker, a la que los sondeos atribuyen un 15% de valor añadido de consensos.

Mientras tanto, Silvio Berlusconi ha disparado su personal campaña electoral para las elecciones de febrero, mezclando cuestiones políticas con asuntos personales en una hora de monólogo retransmitido por Canale5 de su propiedad. Durante el mismo ha prometido que volverá a suprimir el IBI reintroducido por Monti, ha confirmado que tiene una pareja -“tengo novia”- y ha pedido disculpas a los electores por no haber estado a la altura de las circunstancias cuando gobernó. “Tened en cuenta que me había divorciado, mi hermana había muerto, mi tía también, mis hijos se habían ido y yo estaba solo”, dijo.

Está previsto que Monti desvele este viernes, durante la rueda de prensa de fin de año, su futuro político inmediato, después de presidir durante doce meses un Gobierno apoyado por conservadores, centristas y progresistas para afrontar la fase más aguda de la crisis.

Según anticipa el Corriere Della Sera, la propuesta del primer ministro se tratará de “una oferta pública y transparente” a los partidos. “Abierta” tanto a las formaciones políticas que ya existen como a las eventuales que se estén formando, como una posible nueva derecha sin Berlusconi. La opa de Monti consistiría en proponer una agenda política a los partidos, que consistiría en un verdadero programa de Gobierno. Las formaciones lo asumirían o no como propio, presentándose a los electores con su símbolo y una probable frase lateral, del tipo “lista pro Monti”. Todo ello sin pactos laterales o bilaterales previos. Sería como una especie de “certificado de calidad” del producto.Con el riesgo de que sus votantes se echen a la calle a protestar cada vez que el nuevo Gobierno, presidido por no se sabe quién todavía, apruebe una medida impopular.

Según el diario milanés, Monti habría ilustrado su proyecto al Presidente de la República el pasado domingo en una hora de coloquio y Giorgio Napolitano se habría limitado a “tomar nota" del mismo. Por si acaso, Napolitano recibirá el lunes al líder de los progresistas, Pierluigi Bersani, que cuenta con un crédito del 35%-38% de las intenciones de voto, lo que le aseguraría una victoria electoral. Para Bersani el proyecto de Monti podría constituir una opa hostil, porque le “obligaría” a renunciar a la posible victoria electoral para entrar o apoyar a una especie de “gran coalición”, difícil de hacer tragar a sus electores.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario