El Periódico

el perfil

'Mr. Marlboro', el líder de Al Qaeda en el Sahel, ordenó el ataque contra el hotel de Uagadugú

El asalto a un restaurante y un hotel frecuentados por occidentales provoca al menos 27 muertos

El líder terrorista alterna la yihad con todo tipo de tráficos ilegales

  • 'Mr. Marlboro', el líder de Al Qaeda en el Sahel, ordenó el ataque contra el hotel de Uagadugú

    HO / AFP

    El yihadista Mojtar Belmojtar, el líder de Al Morabitoun.

  • 'Mr. Marlboro', el líder de Al Qaeda en el Sahel, ordenó el ataque contra el hotel de Uagadugú

    AFP / AHMED OUOBA

    Fuerzas especial de Burkina Faso durante la toma de rehenes en el hotel Splendid de Uagadugú.

Beatriz Mesa Beatriz Mesa TÚNEZ

Sábado, 16 de enero del 2016 - 18:55 CET

De nuevo Mojtar Bel Mojtar. El líder de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), también conocido como 'El tuerto' o 'Mr. Marlboro', por su vinculación con el contrabando y todo tipo de tráficos ilegales, está detrás del comando yihadista el viernes por la noche asaltó el corazón de Uagadugú, la capital de Burkina Fasso. Los terroristas atacaron el café-restaurante Le Cappucino y el hotel Splendid, en una acción en que murieron 27 personas de 18 nacionalidades distintas y más de 50 resultaron heridas. Y no fue su única acción, pues ayer se anunció el secuestro de dos australianos en ese país.

Es el primer ataque terrorista perpetrado en Burkina Faso. La aparente tranquilidad de Uagadugú fue interrumpida en la noche del viernes por hombres de la 'jatiba' (célula) 'Al Mourabitum', que tiene como líder a Belmojtar. Los asaltantes tenían órdenes de repetir el mismo modelo de operación que tuvo lugar recientemente contra un hotel en Bamako, la capital de Mali y que causó la muerte de 19 personas.

Con este segundo golpe sanguinario, la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico vuelve a echar un pulso a los rivales del Estado Islámico por el “dominio” del territorio del Sahel, que 'Mr. Marlboro' se conoce de palmo a palmo. Este argelino es uno de los mayores narcoterroristas de la región saheliana y lleva más de dos décadas practicando el yihad con fusil en mano. Empezó su formación teórica en la capital mundial del rigorismo religioso, Arabia Saudí, para luego unirse a las filas combatientes de Afganistán contra la ocupación soviética. En esta guerra, perdió su ojo derecho. De ahí que, entre sus numerosos apodos, se le identifique como 'El Tuerto'.

Cuando terminó la guerra con los soviéticos, volvió a Argelia, donde se comprometió en una nueva causa: la lucha contra el ejército argelino. Formó parte del Grupo Salafista por la Predicación y el Combate (GSPC) que iniciaría una política de oposición al régimen militar. Mojtar creó su propia 'jatiba' bajo el paraguas del GSPC y a finales del siglo XX se trasladó al norte de Mali, donde el fenómeno del crimen organizado empezaba a florecer entre las pistas de arena de un territorio vasto y virgen.

TODO TIPO DE TRÁFICOS

Por las manos de Mojtar y el resto de sus correligionarios, han pasado todo tipo de tráficos que cruzan la banda del Sahel: los cigarros, las armas, el hachís, las personas y la cocaína. Siempre con el apoyo de algunas élites nobles del norte de Mali y el poder central en Bamako, que han amasado increíbles fortunas.

Su 'jatiba', en el 2006, se adhirió al discurso de la yihad global jurando lealtad a Osama Bin Laden y desde entonces pasaría a ser Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la organización terrorista que lideraría operaciones de secuestros de rehenes occidentales --entre ellos mediante las que obtendría pagos millonarios de gobiernos occidentales. Su célula fue la autora del secuestro de canadienses en 2008, y tres cooperantes catalanes en el 2009.

El atentado en el 2013 contra la base gasística de In Amenas, al sur de Argelia, tras la intervención francesa en Mali, también lleva su autoría pero bajo otras siglas, MUJAO, ( Movimiento por la Unidad y el Africa Occidental), que se escindió de AQMI en el 2012 por razones económicas. Mojtar se ha convertido en una “institución” para sus más cientos de seguidores, creando así su propia organización “Al Mourabitum”, pero sus vínculos con AQMI u otras organizaciones hermanas del norte de Mali siguen existiendo.

A un día para que se cierre la ventana de fichajes, el FC Barcelona afrontará la temporada 2016-2017 con 22 jugadores en la plantilla profesional

El nuevo jugador del FC Barcelona puede escoger entre cuatro dorsales para empezar su aventura en el Camp Nou