El Periódico

La mejor selección de pisos y casas - Venta de pisos y casas

Los cambios en Venezuela

Maduro reconoce que el chavismo atraviesa "circunstancias extremadamente difíciles".

El dirigente llama sus partidarios a no desmoralizarse por el dominio opositor de un Congreso que busca destituirlo

Maduro reconoce que el chavismo atraviesa "circunstancias extremadamente difíciles".

REUTERS / CARLOS GARCÍA RAWLINS

Nicolás Maduro, el 5 de diciembre del 2015.

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

Miércoles, 6 de enero del 2016 - 13:53 CET

El presidente Nicolás Maduro asegura que Venezuela está siendo sometida a una guerra “económica, criminal y psicológica” que busca ponerle fin a la era chavista iniciada en 1999. Se trata de “un caso inédito en la historia de las revoluciones del mundo". Maduro arengó a sus seguidores y les pidió que no se desmoralicen a pesar de las “circunstancias extremadamente difíciles” que atraviesa el país y la existencia de una mayoría opositora en el Congreso. Maduro habló pocas horas después de que se constituyera la Asamblea Nacional legislativa (AN) donde la oposición quiere hacer valer sus 112 diputados y, como dijo su presidente, Henry Ramos Allup, buscar una “salida democrática, pacífica y electoral para la cesación de este Gobierno” en los próximos seis meses.

Maduro reconoció que el proyecto bolivariano “está enfrentando" problemas. Como si le hablara a una Venezuela diferente, llamó a confiar en las líneas rectoras que dejó como legado Hugo Chávez, ganar las calles y fortalecer los poderes comunales para que funcionen como contrapeso de la AN. “Aquí no hay un Pinochet (el general que derrocó en Chile a Salvador Allende, en 1973) porque no lo encontraron ni lo encontrarán”, dijo por último Maduro, que el 15 de enero debe presentar a la AN el balance de su gestión. “Lo vamos a recibir con dignidad y respeto porque esta es nuestra condición cívica. Vamos a escuchar su mensaje. Y sus ministros deben ser interpelados  Luego emitiremos un pronunciamiento político”, avisó Ramos Allup.

Abismo en la calle y en la cámara

La sesión inaugural del Parlamento funcionó como un anticipo de lo que puede suceder en Venezuela a corto plazo. Los partidarios del Gobierno se concentraron en una parte de Caracas y juraron no retroceder. Los opositores, lejos pero eufóricos, festejaron también en las calles el comienzo de lo que presuponen: la agonía del chavismo.

En el Congreso se repitió ese abismo. De un lado, los diputados del Movimiento de Unidad Democrática (MUD) hicieron ya valer su superioridad numérica. Por el otro, los chavistas, por primera vez en minoría. A nadie le sorprendió que sabandonaran el recinto. Con Diosdado Cabello a la cabeza, nada menos que el militar que controló la AN como si fuera un feudo, los chavistas dejaron el recinto alegando el incumplimiento del reglamento. Les pareció inadmisible que el diputado Julio Borges se saliera del protocolo y anunciara las cuatro leyes que promoverá la MUD de inmediato, entre ellas la de amnistía a los dirigentes y estudiantes encarcelados tras las protestas de 2013 y 2014 que provocaron 43 muertos.

Ramos Allup prometió que la nueva AN no será un lugar para holgazanes y por eso convocó para hoy a su primera sesión ordinaria. La diputada chavista Tania Díaz hizo un anuncio previsible: rechazarán con vehemencia la propuesta de “reconciliación” que trae bajo el brazo la amnistía. “Los que vienen a pedir impunidad, se están olvidando que hay familia que lloran 43 muertos”.

TEMAS

El entrenador del FC Barcelona Luis Enrique ha trazado una hoja de ruta para llegar al 100% a uno de los partidos más importantes de la temporada

Sergi Roberto publicó una fotografía de la victoria en su cuenta de Instagram... y Dani Alves le respondió