El Periódico

Protesta social en Argentina

Macri afronta su primera huelga de funcionarios argentinos

Los sindidatos rechazan la ola de despidos en el sector público y el endurecimiento de las medidas de seguridad

Macri afronta su primera huelga de funcionarios argentinos

EFE / DAVID FERNÁNDEZ

Un grupo de personas se manifiestan en el centro de Buenos Aires, en protesta por los despidos masivos de trabajadores estatales, este miércoles.

Abel Gilbert Abel Gilbert BUENOS AIRES

Miércoles, 24 de febrero del 2016 - 19:28 CET

El presidente argentino Mauricio Macri ha afrontado este miércoles la primera protesta sindical desde que asumió el poder el pasado 10 de diciembre. La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y los partidos de izquierda llevaron adelante una huelga en todo el país en rechazo a la ola de despidos en el sector público. El centro de la ciudad de Buenos Aires se colapsó por la presencia de grupos de manifestantes. De acuerdo con la ATE, el Gobierno ha echado del sector público a 21.000 empleados en total, de los cuales el sindicato logró que se reincorporen unos 5.000 afectados. Pero el ministro de Modernización, Andrés Ibarra ya advirtió de que se está analizando la situación de 25.000 empleados públicos, que podrían perder sus puestos. ATE ha tratado de adelantarse a ese posible escenario de precarización laboral.

El Gobierno de derechas está frente a un problema sindical mayor en puertas. Su proyecto de rebaja impositiva mereció más reprobaciones que aplausos porque solo beneficia a unos pocos miles de trabajadores de salarios altos. Los docentes, entretanto, han amenazado con no comenzar las clases a fin de mes. Después de la devaluación del 40% de la moneda, y una proyección inflacionaria similar para el 2016, el Ministerio de Educación ofreció a los maestros un incremento salarial a la altura de esas circunstancias. Pero las autoridades volvieron sobre sus pasos y ofertaron la mitad, un 20%.

INCUMPLIMIENTO DE PROGRAMA

Las centrales obreras advirtieron que no aceptarán subidas inferiores a la inflación. El ministro de Trabajo, Jorge Triacca, los conminó a aceptar la pérdida de parte del poder adquisitivo o, de lo contrario, el comienzo de los despidos en el sector privado. Según el líder del poderoso sindicato de conductores de camiones, Hugo Moyano, Macri “no está cumpliendo con lo que prometió en la campaña electoral". Moyano lo comparó con el peronista Carlos Menem, quien apenas llegó al poder abandonó su discurso populista y abrazó la causa neoliberal. Como Menem, señaló el camionero, si Macri decía lo que realmente iba a hacer “no lo votaba nadie”. Moyano estuvo cerca de Néstor Kirchner. Luego se enfrentó duramente con Cristina Fernández y se acercó a Macri. Ahora dice: “Espero que no tengamos que llegar a una huelga nacional”.

La protesta de los estatales excedía el problema laboral. La huelga coincide con la entrada en vigor de las medidas dispuestas por el Ministerio de Seguridad que autorizan a la policía a disolver los cortes de calles sin esperar una orden judicial. Según el llamado “protocolo antipiquetes”, los manifestantes deben informar por dónde circularán. Quedan prohibidos los cortes totales. Las fuerzas de seguridad han sido habilitadas a usar balas de goma si no se cumplen “en cinco minutos” las reglamentaciones. La prensa no está autorizada a seguir de cerca esas posibles situaciones de violencia. El protocolo ha sido considerado inconstitucional por la ATE.

El Barça no consigue cerrar el fichaje del cuarto delantero que necesita Luis Enrique Martínez para dar relevo a la MSN

El FC Barcelona hará un último intento esta mañana para convencer a Vietto y evitar su marcha al Sevilla