El Periódico

Los irlandeses se disponen a castigar la austeridad en las urnas

El país registra el mayor crecimiento de la UE a costa de duros recortes sin visos de desaparecer

Las encuestas apuntan a un Parlamento muy fragmentado y a una difícil formación de Gobierno

Los irlandeses se disponen a castigar la austeridad en las urnas

REUTERS / DARREN STAPLES

Dos oficiales se llevan la urna de la isla irlandesa de Inishbofin.

Begoña Arce Begoña Arce LONDRES

Jueves, 25 de febrero del 2016 - 19:55 CET

Para las instituciones financieras y los mercados internacionales, la recuperación de la economía en Irlanda es encomiable. El primer ministro, Enda Kenny, del Fine Gael, ha aplicado a rajatabla el programa de rescate. El país país que bordeó en el 2008 la quiebra tras el hundimiento de los bancos y el estallido de la burbuja inmobiliaria, tiene hoy el crecimiento más alto de la Unión Europea (UE), alcanzando un envidiable 6,9% el pasado año.

Pero los votantes que este viernes acuden a las urnas para elegir el nuevo Gobierno perciben la situación de manera muy diferente. La elección se presenta como un castigo contra la austeridad. Los recortes continúan, tras años de sacrificios, sin visos de desaparecer. La lenta recuperación económica ha beneficiado sobre todo a Dublín, pero no ha llegado a otras partes del país, especialmente a las zonas rurales.

La hora de la revancha

Los votantes pueden tomarse la revancha ahora. El descontento con el Gobierno de coalición, que integran el conservador democristiano Fine Gael de Kenny y el Laborista, que lidera Joan Burton, de tendencia centrista,. se refleja en los sondeos. El resultado es altamente incierto, e Irlanda puede acabar en una situación de bloqueo, similar a la que vive España .

El Gobierno saliente se ha presentado en la corta campaña de apenas tres semanas como la única opción para “estabilizar” el crecimiento económico y concluir la tarea que comenzó en el 2011. La alternativa -pregonan- es el caos y la marcha atrás. Pero las últimas encuestas indican que el mensaje no cala. La actual coalición quedará muy lejos de conseguir los votos que necesita para alcanzar la mayoría absoluta de 84 escaños, sobre el total de 166 del Dáil Éireann, la Asamblea Irlandesa. El sistema político va camino de fragmentarse aún más.

De acuerdo con el sondeo realizado por RED C Research el pasado fin de semanas, el Fine Gael permanecerá a la cabeza con un 30% de votos, pero perderá escaños (-6 puntos con respecto al 2011), el Fianna Fail de centroderecha lograría un 20% (+ 2,6), en tercera posición quedaría el Sinn Féin con un 15% (+ 5), mientras que el Partido Laborista con apenas un 7% (-12,4), se hundiría.

Los laboristas accedieron al Gobierno prometiendo atenuar los efectos de la austeridad con medidas sociales, que nunca vieron la luz. Los recortes sanitarios a enfermos graves, a la educación de niños con necesidades especiales y en especial, el nuevo impuesto sobre el consumo del agua, que entró en vigor el año pasado, han provocado protestas nacionales.

A pesar de que el paro ha caído del 15% al 9%, el número de quienes han decidido emigrar en busca de un futuro mejor, -especialmente jóvenes-, hacía décadas que no se veía. Ese clima de resentimiento contra el Gobierno explica el auge de candidatos independientes y pequeños partidos como los Verdes o los Socialdemócratas, que entre todos, bajo la consigna de la anti austeridad, pueden reunir un 28% de sufragios (+ 13% con respecto al 2011).

El brillo de la Irlanda que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central europeo (BCE) aplauden, esconde el lado oscuro de los hospitales saturados y la escasez de viviendas sociales. Los bancos siguen desahuciando los endeudados, incapaces de pagar las hipotecas. Los cinco presupuestos del Gobierno presidido por Kenny han ahondado en los recortes y han dañado severamente los servicios públicos. Los votantes no creen que el slogan del Fine Gael (“Seguid manteniendo la recuperación”) implique el fin de los recortes.

Isco y James Rodríguez calentaban en la banda cuando se enteraron que Cristiano Ronaldo sería el sustituido