El Periódico

Las protestas se radicalizan tras la ejecución de un clérigo chií en Arabia Saudí

Centenares de iranís asaltan y prenden fuego a la embajada de Riad en Teherán

El lider espiritual iraní afirma que los políticos saudís afrontan una "venganza divina"

Las protestas se radicalizan tras la ejecución de un clérigo chií en Arabia Saudí

AFP / MOHAMMADREZA NADIMI

Manifestantes iranís incendian la Embajada saudí en Teherán.

MATEO TORRES / JERUSALÉN

Domingo, 3 de enero del 2016 - 19:50 CET

La ejecución del clérigo chií Nimr al Nimr por parte de Arabia Saudí ha disparado la tensión entre chiís y sunís en Oriente Próximo. Centenares de iranís furiosos penetraron en la madrugada del domingo en la embajada saudí en Teherán, prendieron fuego al edificio, destrozaron los muebles y arrojaron a la calle documentos de la representación diplomática, en protesta por la ejecución del clérigo. Al Nimr, de 55 años, formaba parte, con otros tres chiís, de un grupo de 47 personas ajusticiadas, fusiladas o decapitadas, acusadas de terrorismo.

Las fuerzas de seguridad intervinieron poco después para desalojar la embajada y arrestaron a casi medio centenar de manifestantes. Sin embargo, no está claro por qué no pudieron atajar el incidente antes de la irrupción de los manifestantes. Este fue el suceso más grave de entre las múltiples protestas que se desarrollaron el domingo, por segundo día consecutivo, en distintas localidades y países donde existe población chií.

El ayatolá Ali Jamenei, líder supremo de Irán, condenó el ataque a la embajada saudí, pero tuvo palabras muy duras contra los líderes de este país: “El injusto derramamiento de sangre de este mártir oprimido (el jeque Al Nimr) sin duda traerá pronto consecuencias y la venganza divina caerá sobre los políticos saudís”.

El jeque chií sacrificado había atraído a los jóvenes de su religión que residen en el este de Arabia Saudí y que veían en su discurso, agresivo pero pacífico, un polo de atracción superior al de los líderes chiís de las viejas generaciones.

CEMENTERIO MUSULMÁN

Familiares del jeque dijeron que han recibido una comunicación de las autoridades de Riad informándoles de que su cadáver no se devolverá a sus allegados y que ha sido enterrado en un “cementerio musulmán”, sin precisar la con fesión del cementerio.

La página en internet del ayatolá Jamenei mostraba el domingo a un verdugo saudí junto al notorio verdugo del Estado Islámico conocido como ‘John el yihadista’ con la pregunta: “¿Hay alguna diferencia?” En las últimas horas los iranís han intensificado las acusaciones que señalan a las autoridades saudís como impulsoras del terrorismo.

Entre las condenas más significativas en la región está la de Irak, otro país de mayoría chií. La embajada saudí en Bagdad se había reabierto el viernes después de un periodo de 25 años y ayer fueron numerosas las voces que pidieron su cierre inmediato.

Los iranís habían solicitado repetidamente la clemencia del rey Salman pero el monarca no atendió a esas peticiones. Autoridades saudís han argumentado que con las ejecuciones se pretende “enviar un mensaje” a las organizaciones terroristas, y especialmente a los grupos takfirís que los saudís ven como una amenaza para la estabilidad del reino.

La mayoría de los ejecutados el sábado pertenecían a Al Qaeda y eran por lo tanto sunís y no chiís, es decir yihadistas dispuestos a acabar con la monarquía saudí y establecer en su lugar un califato. El Estado Islámico y Al Qaeda habían advertido a Riad que la ejecución de los yihadistas tendría consecuencias graves.

La dimensión de las ejecuciones, sin parangón en los últimos años, corroboran que el rey Salman, que fue coronado el año pasado, obra con una determinación tal vez excesiva aun a costa de poner sus decisiones en tela de juicio en Oriente Próximo y en Occidente.

De hecho, en Occidente se ven con preocupación las distintas intervenciones de Salman, quien está jugando cartas muy arriesgadas tanto en Siria como en Yemen. En Yemen, la intervención del Ejército saudí empezó en marzo último, y el conflicto sigue adelante con un coste muy elevado y sin que haya ninguna salida a la vista.

Condena internacional

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha condenado las ejecuciones en Arabia Saudí, incluida la del clérigo chií opositor, y ha llamado a la calma para evitar un resurgimiento de las tensiones sectarias en la región. "El secretario general está profundamente consternado por la reciente ejecución de 47 personas en Arabia Saudí, incluido el clérigo Nimr al Nimr", recoge un comunicado.

Ban Ki-moon, que recordó que abordó el caso del clérigo chií opositor "en varias ocasiones" con los líderes saudís, reiteró su "firme oposición" a la pena de muerte y urgió a las autoridades de ese país a conmutar todas las sentencias a muerte.

Francia también reaccionó a las ejecuciones en Arabia Saudí con una declaración en la que las "deplora profundamente" y reitera su "oposición constante a la pena de muerte en todo lugar y circunstancia".

El FC Barcelona se ha asegurado una opción de privilegio sobre el futuro de Gabriel Jesus, que no firmará por ningún equipo sin antes comunicarlo al club blaugrana

La web oficial de Neymar ha felicitado a Leo Messi en su aniversario publicando una entrevista exclusiva con el futbolista argentino