El Periódico

Entradas MOUSTACHE

Las fuerzas euroescépticas se preparan para el ataque

Los grupos favorables a la salida del Reino Unido de la UE tratan de unir sus fuerzas en un acto conjunto

Un millonario del sector financiero y de los seguros está detrás de la nueva organización, GO!,

Las fuerzas euroescépticas se preparan para el ataque

Martin Meissner

Nigel Farage, líder del UKIP.  

Begoña Arce Begoña Arce LONDRES

Viernes, 19 de febrero del 2016 - 20:45 CET

Si el primer ministro británico, David Cameron, se ha encontrado con más obstáculos de lo que esperaba en Bruselas, lo que le aguarda en casa es aún peor. El viernes por la noche, a la hora en que Cameron tenía previsto comparecer a la puerta de Downing Street, para anunciar a la nación el acuerdo y la fecha oficial del referéndum, el primer ministro seguía en Bélgica, enfrascado en la negociación maratoniana con los socios europeos, sin lograr la luz verde definitiva a las reformas.

A sus problemas se ha sumado sumarse el golpe de un amigo y colaborador cercano. El ministro de Justicia, Micheal Gove, figura respetada entre los tories, ha decidido hacer campaña por la salida del Reino Unido de Europa. Gove podría no ser la última figura que da ese paso. El alcalde de Londres y diputado, Boris, Johnson, el político conservador más popular, también puede acabar muy pronto eligiendo las filas del 'Brexit'.

Todas las tendencias

Sin esperar al resultado de las negociaciones, las tropas euroescépticas, impacientes, han comenzado a la caída de la tarde aunar fuerzas preparándose para la batalla. La cita era en el centro de conferencias del Queen Elizabeth II Center, a dos pasos del Parlamento de Westminster y a otros dos de la residencia del primer ministro. Euroescépticos de todas las tendencias, habían recibido la llamada de GO! (“Grassroots Out), unas siglas que son un grito diciendo: “¡Vete!.

El nuevo movimiento desea reunir a todos los grupos contra la permanencia del Reino Unido en la UE y aspira a ser reconocido como la organización oficial del 'Brexit', un asunto importante, que deberá decidir la Comisión Electoral. El veredicto dependerá en buena medida de si GO!, termina con la fragmentación actual, lima fricciones y poner fin a los enfrentamientos entre Leave EU y Vote Leve, las dos formaciones rivales, que hasta ahora venían abogando por la salida de la EU.

“Los dos grupos han salido dañados por su comportamiento. En medio ha llegado Grassroots Out. En esa plataforma vamos a tener a gente de la derecha, la izquierda y el centro de la política británica. GO! ha roto ese candado”, declaraba Nigel Farage, uno de los oradores invitados al acto. Otro de los esperados era el diputado y exministro conservador ' tory' David Davis. Quizás la figura más chocante en la coalición sea  la veterana diputada laborista Kate Hoey, de 69 años. La exsecretaria para el Deporte en el Gobierno de Tony Blair cree que el laborismo se ha convertido en “una fuerza extremadamente antipatriótica” y ha llegado la hora “de reclamar que nos devuelvan la soberanía”.

GO! tiene el respaldo del UKIP de Farage y está fundado por Arron Banks, un millonario propietario de una compañía de seguros y servicios financieros. Banks ha venido respaldando a la formación de Farage y apoyando hasta ahora a Leave EU. Él, junto a un grupo de donantes privados, se han comprometido a recaudar un millón de libras para sostener el nuevo movimiento aglutinador de todos los 'Brexit'. “La campaña del referéndum será la de la gente contra la cúpula de los banqueros internacionales, las corporaciones multinacionales evasoras fiscales y los políticos fuera de sintonía”, con los ciudadanos, ha declarado.

Aunque el acuerdo con Bruselas aún se estaba cocinando, los de GO! ya empezaron hace unas semanas a hacer campaña. La organización se presenta como la “de la gente contra el establishment” y su objetivo son los votantes de la Inglaterra profunda. Los activistas, vestidos con camisetas de color verde, van de puerta en puerta, al viejo estilo, con la intención de movilizar bases locales. En las próximas semanas se proponen distribuir 10 millones de octavillas.