El Periódico

TRAGEDIA EN EL SUDESTE ASIÁTICO

Rescatados más de 40 cadáveres del avión de AirAsia

El ministro de Comunicaciones ha señalado que han identificado el logotipo de la compañía en algunos objetos hallados en el mar

  • Desapareció el domingo pasado con 162 personas a bordo cuando viajaba de la ciudad javanesa de Surabaya hasta Singapur.

    YOUTUBE / SPOTLITE7

    Desapareció el domingo pasado con 162 personas a bordo cuando viajaba de la ciudad javanesa de Surabaya hasta Singapur.

  • Vídeo con los presuntos restos del avión de AirAsia siniestrado.

    KOMPAS TV

    Vídeo con los presuntos restos del avión de AirAsia siniestrado.

AGENCIAS / BANGKOK

Martes, 30 de diciembre del 2014 - 16:18 CET

Restos del avión de AirAsia hallados en el mar de Java.

La Marina Indonesia ya ha rescatado más de 40 cadáveres de personas que iban en vuelo QZ8501, un Airbus 320-200 de AirAsia que desapareció el domingo pasado con 162 personas a bordo cuando viajaba de la ciudad javanesa de Surabaya hasta Singapur en el mar de Java.

Hasta el lugar del siniestro se han desplazado varios buques militares y barcos de pesca. Mientras, las familias de las víctimas, alojadas en el centro de crisis, han seguido con consternación el hallazgo de los cuerpos a través de unas pantallas ubicadas en la sala. El vicepresidente del país, Mohamad Jusuf Kalla, dará una rueda de prensa en las próximas horas para informar sobre las tareas de búsqueda y rescate.

El Ministerio de Comunicaciones (Kemenhub) de Indonesia señaló que han identificado el logotipo de AirAsia en algunos de los objetos hallados en el mar, según el medio indonesio Detik.

Horas después, los equipos de rescate han avistado una gran sombra en el mar de Java que creen corresponde al cuerpo principal del avión. "A las 13.50 (hora local, 7.50 en España), un avión avistó un objeto que proyectaba una sombra y que se asemeja a un avión (...) La profundidad en ese lugar es de entre 25 y 30 metros", ha señalado el director de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate (Basarnas) de Indonesia, Bambang Soelistyo.

Basarnas ha envidado 10 buceadores de la agencia y otros 11 de la Armada para verificar el hallazgo.

Tras la catástrofe aérea, esta mañana la televisión indonesia Kompas TV ha mostrado una grabación en la que se muestran varios objetos flotantes que pertenecen al avión siniestrado. Además la Fuerza Aérea Indonesia ha avistado en aguas próximas a la costa oeste de Kalimantan un cadáver, un chaleco salvavidas y varias piezas de fuselaje del aparato.

Tras el aviso de las autoridades, varios medios acuáticos y aéreos se han desplazado a la zona para comprobar la autenticidad de los objetos y se ha determinado que efectivamente pertenecen al Airbus 320-200. También se han enviado dotaciones a la isla Banka Belitung, ubicada en la zona de búsqueda en la que según informan medios locales se observa humo.

Antes del hallazgo definitivo ha habido varias falsas alarmas tras el avistamiento de objetos flotantes que finalmente no pertenecían a la nave. Es el caso de la supuesta mancha de combustible avistada cerca de Belitung, que tras el análisis se confirmó que era una masa de corales.

MALA METEOROLOGÍA

El avión desapareció de los radares cuando llevaba 45 minutos de vuelo entre la ciudad de Surabaya y Singapour el pasado domingo 28. El aparato llevaba 162 personas a bordo, con 155 pasajeros (entre ellos 17 menores) y siete tripulantes.

Aunque aún continúan las investigaciones, la causa más probable del accidente son las malas condiciones meteorológicas. Minutos antes de la tragedia el piloto había solicitado permiso a la torre de control para elevarse 6.000 pies y así eludir las nubes.

UN AÑO NEGRO PARA LA AVIACIÓN ASIÁTICA

En marzo otro avión del continente asiático, en este caso de la compañía Malaysia Airlines desapareció sin dejar rastro con 239 personas a bordo en el trayecto entre Kuala Lumpur y Pekín. El 17 de julio, otro avión de de la compañía, el vuelo MH17 fue derribado en Ucraina por un misil y perdieron la vida sus 298 ocupantes.

Suárez y Messi (2) fueron los goleadores de un Barcelona que perdonó muchas ocasones