El Periódico

La fiscalía sueca cierra la investigación por violación contra Assange

El fundador de Wikileaks está refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace cinco años

La policía británica asegura que procederá a la detención si sale de la embajada

La fiscalía sueca cierra la investigación por violación contra Assange

REUTERS

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la Embajada ecuatoriana en Londres.

Viernes, 19 de mayo del 2017 - 11:12 CEST

Julian Assange, fundador de Wikileaks, ha ganado una batalla pero está lejos aún de ver solucionados sus múltiples frentes judiciales. La Fiscalía sueca ha anunciado que cerrará la investigación abierta contra el periodista australiano por un presunto delito de violación cometido en el 2010. Esta acusación, que ahora se ha desvanecido, es la que le ha obligado a refugiarse durante cinco años en la embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia, donde presuntamente cometió la agresión sexual.

Assange, que siempre ha negado las acusaciones de violación, ha evitado en todo momento entregarse a Suecia por el temor de ser enviado luego a Estados Unidos para afrontar un juicio militar por las filtraciones masivas de documentos confidenciales del Gobierno estadounidense. De hecho, desde la Administración Trump, ya se ha repetido en varias ocasiones que la extradición de Assange se encuentra entre sus prioridades. El activista fue detenido por la policía británica en diciembre de 2010 por la violación en suelo sueco, y a partir de ahí comenzó un proceso judicial que tuvo un punto de inflexión en el 2012, cuando el Supremo ratificó la extradición a Suecia y el periodista se refugió en la legación ecuatoriana.

El argumento de la Fiscalía sueca para cerrar el caso es la imposibilidad de avanzar en la investigación, ya que el hecho de que el imputado no estuviera en Suecia dificultaba sobremanera las pesquisas.

ECUADOR PIDE UN SALVOCONDUCTO

El ministro de Exteriores ecuatoriano, Guillaume Long, ha expresado su esperanza de que Reino Unido conceda "con prontitud" un salvoconducto para que el fundador de WikiLeaks pueda establecerse en Ecuador. "Ecuador reitera la vigencia del asilo concedido (a Assange)", dijo Long en una rueda de prensa en Quito. Uno de los abogados del activista, el hispano-francés Juan Branco, adelantó que solicitará asilo en Francia después de que, en una primera ocasión, el Gobierno de François Hollande se lo denegara.

Sobre el papel, tal y como ha anunciado a bombo y platillo su abogado E. Samuelsson, Assange ya podría abandonar la embajada ecuatoriana en Londres. Sin embargo, la policía británica ya se ha apresurado a anunciar que procederá a la detención del activista si decide salir. "Assange está reclamado por un delito menor", explica un comunicado de Scotland Yard, en referencia al momento en el que, en el 2012, violó las condiciones de su libertad condicional.

El letrado ha explicado que informó a su defendido de la noticia en un mensaje de texto, al que Assange respondió: "¿En serio? ¡Oh, Dios mío!". Posteriormente, ilustró su satisfacción con su fotografía sonriente en un tuit sin palabras:

"NI PERDONO, NI OLVIDO"

Sin embargo, en sus posteriores declaraciones, también en Twitter, quedaba reflejado el resquemor por el tiempo recluido en la legación diplomática. "Detenido siete años sin cargos mientras mis hijos crecían y mi nombre era calumniado. Ni perdono ni olvido", escribió mientras su abogado le planteaba la posibilidad de demandar al Estado sueco. También aseguró que había sido un día importante para él, en declaraciones desde el balcón de la embajada donde ha pasado sus últimos cinco años.

La que no está para nada satisfecha con la resolución es la mujer supuestamente violada. Su letrada, Elisabeth Massi Fritz, describió como un "escándalo" la resolución judicial para añadir que su clienta se encontraba "conmovida".

La defensa del periodista presentó hace dos semanas una nueva petición ante un juzgado de Estocolmo, la tercera en menos de tres años, para que se levantara la orden de arresto, apelando a que las autoridades estadounidenses reconocen que podría ser imputado por las filtraciones documentales.

El técnico recuerda que el Barça es su casa y no descarta nada