El Periódico

ELECCIONES PRESIDENCIALES

Austria para los pies a la ultraderecha y elige al ecologista Van der Bellen como presidente

El candidato verde revalida su triunfo frente al ultra Hofer con el 53,79% de los votos

Austria para los pies a la ultraderecha y elige al ecologista Van der Bellen como presidente

AFP / ROLAND SCHLAGER

Van der Bellen, después de votar, en Viena.

Carles Planas Bou Carles Planas Bou VIENA (ENVIADO ESPECIAL)

@carlesplb

Domingo, 4 de diciembre del 2016 - 14:44 CET

Austria ha esquivado finalmente una victoria de los populistas xenófobos. Tras casi un año de proceso electoral, el candidato ecologista Alexander Van der Bellen se ha impuesto en las elecciones presidenciales con el 53,79% de los votos frente al 46,21% obtenido por el ultraderechista Norbert Hofer, del Partido por la Libertad de Austria (FPÖ). “Seré un presidente para todos, incluso para aquellos que no me han votado”, ha proclamado un exultante Van der Bellen.

Tras conocerse los resultados, Hofer ha reconocido su segunda derrota frente a Los Verdes (Die Grünen) y ha llamado a la unidad de la nación. Menos deportivo ha sido el líder del FPÖ, Heinz-Christian Strache, quien ha remarcado que la victoria de Van der Bellen se debe a una “campaña masiva del sistema” contra su partido.

De esa manera, Austria ha evitado protagonizar la que hubiese sido la primera gran victoria de la ultraderecha en Europa occidental desde el fin de la segunda guerra mundial. Aunque la función del presidente en Austria es meramente representativa, una victoria de Hofer habría mandado un simbólico mensaje de fuerza para las formaciones populistas que crecen en Europa, desde la de la francesa Marine Le Pen a la del holandés Geert Wilders.

VICTORIA SORPRESA

Austria ha vivido un año especialmente ajetreado. El 22 de junio Van der Bellen se impuso a su rival por solo 30.000 votos, tras el agónico escrutinio de los votos por correo que marcó las elecciones más ajustadas de la historia reciente del país. Pero Hofer impugnó los resultados y el 1 de julio el Tribunal Constitucional le dio la razón y anuló la victoria verde por supuestas irregularidades. La segunda vuelta de las presidenciales debía repetirse el 2 de octubre, pero un grotesco fallo con el pegamento de los sobres obligó a retrasarla hasta este domingo.

La ventaja obtenida por este profesor doctorado en economía de 72 años, del 7,58%, ha sido sorprendente ya que la mayoría de los sondeos pronosticaban una victoria de la formación populista y xenófoba, aupada por el llamado fenómeno Trump. Así, de los resultados de estas elecciones se desprenden otras dos conclusiones. El 65% de los electores de Van der Bellen aseguran, según la televisión pública austríaca, que lo han votado por su posición favorable a la Unión Europea (UE). Tras la victoria del 'brexit' en el Reino Unido, el FPÖ se felicitó por unos resultados que expresaban el declive del statu quo. Hofer fue más allá y aseguró que con él en la presidencia llegaría el 'öxit', la salida austríaca de la unión. A pesar de que después matizó lo dicho atacando las negociaciones de la UE con Turquía, parece que eso no gustó demasiado a sus conciudadanos. Por otra parte, el mapa electoral se ha teñido de verde en grandes urbes como Viena, mientras que en las zonas rurales ha ganado el FPÖ, un fenómeno que se ha repetido en otros países donde crece el populismo.

De todos modos, a pesar de que en esta ocasión Austria ha dado la espalda al FPÖ, la formación ha obtenido unos resultados históricos y cada vez más se consolida como gran alternativa a los principales focos de poder. Según las últimas encuestas, si hoy hubiese elecciones legislativas los de Strache serían el partido más votado, con un 30%. La derrota de este domingo no quita que el nacionalismo de corte racista sigue gozando de buena salud en Austria.

En la presentación del acuerdo entre el Real Madrid y Telefónica, el presidente blanco reivindicó los principios del club