El Periódico

Diario de un amor naufragado entre refugiados

Un diario escrito por una refugiada siria aparece en las playas de Turquía junto a varios cadáveres

El texto relata su amor por un compañero de viaje, quien logró llegar a Alemania

Diario de un amor naufragado entre refugiados

EFE / Stratis Balaskas / EFE

Llegada de un grupo de inmigrantes a Lesbos tras un naufragio, en octubre.

Miércoles, 20 de enero del 2016 - 13:16 CET

Las aguas del mar Egeo han desdibujado ligeramente sus páginas, pero resulta aún legible. Es un pequeño diario, escrito en árabe, hallado en la costa turca de Dikili, al norte de la ciudad de Esmirna y a una decena de kilómetros, patera mediante, de la isla griega de Lesbos. Fue encontrado sobre la arena junto a 31 cadáveres que naufragaron en su intento por llegar a Grecia el pasado 5 de enero.

El texto, publicado parcialmente ahora por la prensa turca, fue escrito por una joven refugiada siria y trata sobre amor, desconcierto y esperanzas futuras. Comienza narrando cómo la chica logró huir de Damasco, de la guerra de Siria, junto a un chico, un tal Besil, y la familia de este. Y sobre cómo llegaron juntos hasta Turquía. Sin embargo, una vez en Esmirna, Besil decidió continuar el viaje sin ella.

Me viste descorazonada y aun así te fuiste a Europa. Eres cruel. ¿Sabes cuánto me preocupo por ti?”, se puede leer en el diario. “¿Te libraste de mí al llegar allí (a Europa)? Sigues viviendo en mi corazón y en mi alma. Quiero estar contigo todo el tiempo. Vivo contigo”.

De las páginas se constata cómo la distancia aflige a la chica, quien sabe de Besil gracias a las redes sociales: “Miro tu perfil de Facebook. Cuando te veo conectado, me alegro. Pero me estoy muriendo, ya que estoy lejos de ti. No puedo vivir como una persona normal. Es como si estuviera muerta”, escribe la enamorada.

La joven escritora es una de los miles de refugiados que tratan de alcanzar Europa a la desesperada y a pesar de la crudeza del invierno. Según las cifras publicadas este martes por la Organización Internacional de la Migración (OIM), en los primeros 18 días de enero llegaron por mar a Grecia 31.244 personas, 21 veces más que los 1.472 registrados por los guardacostas griegos en todo el mes de enero de 2015. Un 48% de éstos son sirios, un 29%, afganos, y un 12%, iraquís, las únicas tres nacionalidades alas que la Unión Europea autoriza ahora la entrada de manera legal. El sirio Besil fue uno de los que pudo llegar hasta Alemania.

Un día verás lo que he escrito en este diario”, anota la autora, dirigiéndose a Besil. “Llegará ese día. Sé que debo olvidarte, pero no puedo. Te he echado mucho de menos y mi corazón quiere verte. Quiero oír tu voz –prosigue–. Estás tan lejos de mí. Estás viviendo una nueva vida con gente nueva. Pero no te he olvidado. Hay un vacío en mi corazón y nunca encontraré a nadie como tú. Nunca he amado a nadie más que a ti”.

El diario es anónimo. Se desconoce si su autora fue una de las personas que se ahogaron el pasado día 5. Quizá Besil tampoco lo sepa.

Si alguien tenía alguna duda sobre la relación entre Turan y el entrenador, hoy durante el entrenamiento matinal quedó totalmente despejada

Gabriel Jesus admite que su futuro profesional está lejos del Palmeiras y cerca del Manchester City