El Periódico

INVESTIGACIÓN EN LAS FUERZAS DE SEGURIDAD

Denunciados cientos de policías británicos por abusos sexuales y violaciones

Una investigación interna destapa agresiones de agentes a mujeres detenidas y a víctimas de violencia doméstica

Denunciados cientos de policías británicos por abusos sexuales y violaciones

Alastair Grant / AP

Sede de Scotland Yard en Londres.

Begoña Arce Begoña Arce LONDRES

Jueves, 8 de diciembre del 2016 - 13:45 CET

Más de 300 policías de Inglaterra y Gales han sido acusados de utilizar su posición para cometer abusos sexuales, según un informe oficial divulgado el jueves. Se trata, según los investigadores, del “caso de corrupción más grave al que se enfrenta el servicio”, una “enfermedad cuyas raíces necesitan ser extirpadas y de la que las futuras fuerzas deben quedar limpias”. Entre las víctimas de los agentes hay detenidos, pero también denunciantes de agresiones de violencia doméstica, adictos a las drogas y el alcohol y trabajadoras del sexo.

Los datos de la investigación, realizada por la Inspección de la Policía (Her Mayesty’s Inspectorate Constabulary), cubren un periodo de dos años, que finalizó el último mes de marzo. En total se registraron 436 alegaciones de abusos de poder para obtener beneficios sexuales, implicando a 306 oficiales de policía, 20 ayudantes y seis empleados. Los investigadores creen que podría haber bastantes más casos. A pesar de lo abultado de la cifra, el informe detecta “una aparente desconexión” con el número de castigados. Solo 40 oficiales fueron despedidos por abuso de autoridad.

“Que quede claro. La explotación sexual de mujeres vulnerables, es corrupción. Es usar la autoridad en beneficio propio”, ha declarado el inspector jefe, Mike Cunningham, que ha dirigido la investigación, para añadir: “Es el problema más serio de corrupción, en el sentido de que es la última traición. ¿Qué puede ser peor que el guardián abusando de la confianza de una persona que ha sufrido abusos? No puede haber una violación mayor de la confianza pública”. De acuerdo con Cunningham, “es probable que el problema sea más serio de lo que las cifras recopiladas hasta ahora muestran”.

DEPREDADORES SEXUALES

Al menos el 40% de las acusaciones pertenecen a víctimas de la violencia doméstica. La ministra del Interior, Amber Rudd, ha descrito las revelaciones como “chocantes”. Lo ocurrido, “mina la justicia y la confianza del público. No hay lugar dentro de la policía por nadie culpable de este tipo de abusos”, señaló, para añadir: “La mayor parte de los oficiales de policía cumplen con integridad con su trabajo y sé que comparten mi determinación de hacer que los más vulnerables de nuestra sociedad tengan la protección que merecen”. De acuerdo a los inspectores, algunos agentes “no entienden claramente” los límites que deben establecer en sus relaciones con personas vulnerables. Otros son depredadores sexuales, que entran en el cuerpo policial con el propósito de explotar a las víctimas.

En el 2011, el agente Stephen Michell de 42 años, fue condenado a cadena perpetua por violar y abusar sexualmente a varias detenidas. Este policía, destinado en Northumbria, abusó de drogadictas, mujeres acusadas de robos en comercios e incluso una adolescente impedida. “Michell era un violador psicópata, que se convirtió en agente de policía. Pero en otros casos hay agentes que son oportunistas y se aprovechan de las circunstancias cuando pueden abusar de su poder y usar su autoridad”, señaló Cunningham a la BBC.

A principios de este año el oficial de Scotland Yard, Robert Dawson, fue expulsado de las fuerzas policiales por mantener relaciones sexuales con la víctima de una violación, cuyo caso estaba investigando. Otro policía, Simon Salway, que también mantuvo este tipo de relaciones con testigos vulnerables y victimas de diversos delitos fue condenado por comportamiento impropio. Salway tuvo incluso un hijo con una de las mujeres a las que explotó. “Los abusos sexuales nunca pueden justificarse o perdonarse”, afirma Stephen Watson, del Consejo Nacional de la Policía.

Piqué insistió en su deseo de ser presidente del Barcelona, aunque no lo ve "a corto plazo"