El Periódico

Primer aniversario de los atentados

'Charlie' sigue en pie

Un año después del ataque yihadista que diezmó la redacción, la revista satírica está en la calle viva pero agitada por las tensiones internas

"Ahora, si no recibimos una amenaza de muerte es que el dibujo no es bueno", bromea Riss, director del semanario

El semanario Charlie Hebdo homenajea a las víctimas de los atentados de hace un año con una polémica portada

ATLAS

El semanario Charlie Hebdo homenajea a las víctimas de los atentados de hace un año con una polémica portada

Miércoles, 6 de enero del 2016 - 13:58 CET

“Nunca habíamos tenido tantas ganas de partirle la cara a todos los que soñaron con nuestra desaparición”. Laurent Sourrisseau, más conocido como Riss, herido durante el ataque de los hermanos Kouachi el 7 de enero del 2015 y actual director de 'Charlie Hebdo', se niega a ceder al miedo. La irreverente revista no ha renunciado ni a su tono sarcástico ni a plantarle cara al integrismo religioso de todo pelaje. Tampoco a tirar de ironía arriesgándose a la polémica.

Los supervivientes logran contra viento y marea que la publicación cumpla con su cita semanal en el quiosco pese a las tensiones internas y la salida de algunos miembros del equipo, como el médico Patrick Pelloux o el dibujante Luz, autor de la famosa portada del 14 de enero en la que un Mahoma en lágrimas decía ‘Todo está perdonado’. “Algunos se han ido, y lo entiendo. No por querer dejar el periódico, sino para protegerse”, reflexiona Riss en ‘L’Express’.

Transcurridos doce meses desde el atentado que diezmó la redacción privándole de sus caricaturistas más emblemáticos –Charb, Cabu, Honoré, Tignous y Wolinski—‘Charlie’ sigue en pie. Su número especial de este miércoles mostrando en la portada a un Dios ensangrentado, kalasnikov al hombro, con el titular ‘Un año después, el asesino sigue corriendo’ no ha escapado a las críticas y ha dejado clara la línea editorial.

“Ahora, si no tenemos una amenaza de muerte es que el dibujo no es bueno”, bromea el director de ‘Charlie’, que habla de una “nueva forma de violencia mental”. “Al amenazarnos, los terroristas nos quieren reducir al silencio. Sin embargo, lo que queremos más que nunca es dibujar”.

Ola de solidaridad

Los atentados de enero generaron una ola de solidaridad y la afluencia de nuevos lectores que se tradujo en una mejora de las ventas de una publicación que antes de los ataques estaba al borde de la bancarrota. Pero el dinero y la nueva gestión han acentuado las tensiones en una redacción aun traumatizada.

No tanto por los 4 millones de euros de donaciones que irán a parar a los familiares de las víctimas, sino por los beneficios económicos, unos 20 millones de euros gracias a los ingresos extraordinarios del año 2015.  Las ventas llegaron a los 80.000 ejemplares semanales --cuando antes de los atentados eran de 30.000-- y el número de abonados es ahora de 183.000.

Es peligroso trabajar en 'Charlie' 

Sin embargo, el futuro es incierto a pesar de la buena salud financiera. “Somos un equipo traumatizado que logra mal que bien sacar un periódico. Cada uno intenta superarlo a su ritmo pero necesitaríamos dos o tres dibujantes más y además de talento hace falta tener ganas de verdad. Es peligroso trabajar en ‘Charlie’, señalaba a ‘Le Parisien’ el director financiero de la publicación, Eric Portheault.

“Hemos pasado por todos los sentimientos: el duelo, la tristeza, el enfado... Las cosas nos superaron un poco. El dinero puede que hiciera perder la cabeza a algunas personas en la redacción pero en ‘Charlie’ nunca dejamos de bromear”, comenta la dibujante Coco, una de las supervivientes del ataque. “No hay semana que no hablemos de los colegas muertos. Eso nos da un poco de pena pero también nos da fuerza para continuar”, agrega.

Tras varios meses alojados en los locales del diario ‘Libération’, el equipo se mudó a finales de septiembre del 2015 a su nueva sede en el sur de París, un auténtico búnker cuya dirección no es pública por razones de seguridad.

El Vaticano califica de "penosa" la última portada

El periódico de la Santa Sede, "L'Osservatore Romano", ha calificado de "penosa" la portada del semanario satírico francés "Charlie Hebdo" que este miércoles conmemora los atentados terroristas y ha señalado que los líderes religiosos han condenado el uso de la violencia en nombre de Dios. El rotativo vaticano ha realizado esta crítica en un breve artículo sin firmar titulado "La fe manipulada".

"El semanario francés olvida una vez más que los líderes religiosos de todas las religiones están repitiendo desde hace tiempo el rechazo a la violencia en nombre de la religión", afirma "L'Osservatore Romano".

El Barça se ha movido rápido para intentar dar el último golpe de mercado. En Brasil están alguna de las prioridades de la secretaría técnica y allí que se han ido a negociar. Ahora todo depende de los precios y la voluntad de los jugadores

Hhristo Stoichkov le dijo a Luis Figo, a la cara, que seguirá insultándole siempre que lo vea por las calles de Barcelona