El Periódico

Entradas MOUSTACHE

LA LUCHA CONTRA LA YIHAD

'Charlie Hebdo' recuerda el primer año de la matanza con un dios asesino en una polémica portada

La revista carga contra todas las religiones y las redes le afean que se haya dejado atemorizar por los yihadistas

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Lunes, 4 de enero del 2016 - 12:59 CET

La portada del número especial de 'Charlie Hebdo', conmemorativo del primer aniversario del atentado yihadista contra el semanario satírico.

A falta de pocos días para que se cumpla el primer aniversario del atentado yihadista contra su redacción, el 7 de enero del 2015, la revista satírica 'Charlie Hebdo' ha dado a conocer la portada de este número especial. Una portada que, como sucede siempre con esta publicación, ha desatado la polémica. En ella se ve a un dios, armado con un kalashnikov y manchado de sangre, que huye a la carrera. "Un año después, el asesino sigue corriendo", reza el titular. Las redes han criticado la portada porque consideran que la revista, al colocar la figura de un dios que no es el musulmán, se ha dejado atemorizar por los yihadistas.

El diseñador Riss, director de la revista y una de las personas que resultó herida en el atentado, firma un editorial en el que defiende el laicismo y carga contra todas las religiones. Así denuncia a los "fanáticos embrutecidos por el Corán" pero también a otras religiones que "nos deseaban el infierno en el que creen por habernos atrevido a reírnos de la religión". "Las convicciones de los ateos y de los laicos pueden mover más montañas que la fe de los creyentes", añade Riss.

"RABIA" PARA CONTINUAR

Riss recuerda que desde su reaparición en 1992, "la muerte siempre ha formado parte del periódico", en primer lugar porque estaba amenazado de desaparición por razones económicas, y luego, en el 2006, por las famosas caricaturas del profeta Mahoma que les valieron amenazas de integristas del islam. El director recuerda que en el 2011 sufrieron un primer atentado, cuando fueron incendiados sus locales en un momento en que estaban vacíos, lo que llevó a la policía a darles protección. Una protección que el mismo Riss reconoce que consideraba que no hacía falta un mes antes del ataque de enero del 2015: "Las historias de las caricaturas eran pasado. Pero la religión desconoce el tiempo. No cuenta en años o en siglos porque sólo cuenta la Eternidad". "Un creyente --añade-- sobre todo fanático, no olvida nunca la afrenta a su fe porque tiene por detrás y por delante la Eternidad. Es lo que habíamos olvidado en 'Charlie'. La Eternidad nos cayó como un rayo ese miércoles 7 de enero".

Riss justifica la continuidad de la publicación después del atentado precisamente porque "todo lo que hemos vivido desde hace 23 años nos da la rabia" para continuar. "Nunca hemos tenido tantas ganas de romper la cara a los que han soñado con nuestra desaparición. No serán unos gilipollas encapuchados los que van a echar por tierra el trabajo de nuestras vidas y todos los momentos formidables que vivimos con los que murieron. No serán ellos los que verán palmar a 'Charlie'. Es 'Charlie' el que los verá palmar".

Las explicaciones de Riss no han evitado que las redes hayan criticado que 'Charlie Hebdo' haya utilizado la figura de un dios que se asemeja al cristiano --de hecho es la relación que han hecho mayoritariamente en Twitter-- para conmemorar el primer año de la matanza yihadista. Algunos han opinado que la revista se ha dejado atemorizar por los terroristas.

De esta edición especial, de 32 páginas en lugar de las 16 habituales  se ha hecho una tirada de un millón de ejemplares, de los que decenas de miles irán al extranjero. En ella se incluyen dibujos de los caricaturistas fallecidos en el atentado --Cabu, Wolinski, Charb, Tignous y Honoré-- así como de dibujantes actuales y también mensajesa de colaboradores de lujo, como la ministra francesa de Cultura, Fleur Pellerin, de las actrices Isabelle Adjani, Charlotte Gainsbourg y Juliette Binoche, o de intelectuales como Élisabeth Badinter, Taslima Nasreen, Russell Banks o el músico Ibrahim Maalouf.

Una semana después de los atentados, en los que murieron 12 personas, 'Charlie Hebdo' publicó una edición de "supervivientes" de la que se hizo una tirada de 7,5 millones de ejemplares. Actualmente, la revista satírica vende unos 100.000 ejemplares en quiosco, de los que 10.000 van al extranjero, además de los 183.000 abonados que tiene la revista. Antes de los atentados, 'Charlie' vendía 30.000 ejemplares.

"No siempre podemos ganar o dar espectáculo", admite el brasileño